Jueves 09 de Febrero de 2017 - 12:01 AM

Alcahuetes

Comparta este artículo ›

Columnista: Epistolas Laicas

Define Larousse este término como “Persona o cosa que sirve para encubrir lo que se quiere ocultar”. No de otra manera se podrían calificar como alcahuetes cínicos a quienes, desde el gobierno y desde cualquier otra orilla de interés político, califican el haber puesto en libertad a Odín Sánchez y ahora al soldado profesional como actos humanitarios y de buena voluntad, cuando todo el país conoce hasta mínimos detalles la extensa odisea de sufrimientos y sacrificios a que fue sometida la familia del congresista y el sistema atrabiliario de esquilmar su patrimonio familiar en altas cuantías manteniendo como chantaje la vida de un secuestrado, víctima indefensa. Y han quedado en el olvido los miles de secuestrados aun en poder del mismo grupo, cuyas familias claman constantemente que se les tenga en cuenta porque son tan ciudadanos como los demás, con los mismos derechos y merecedores del mismo respeto.Sin embargo, ninguna alusión ni exigencia antecedió a la apertura de la famosa mesa de conversaciones porque la subversión justifica sus actos como fuentes de financiación y el gobierno pasa de agache ante horrenda declaración para no incomodar.

Y continúan los menores de edad en poder de la subversión, desfilando ahora con armamento pesado hacia los sitios de un nuevo albergue. Antes que entregarlos y aludir que ahora muchos ya son mayores de edad, que otros menores no quieren regresar y en este momento que varios son recién nacidos, pero olvidándose de los que murieron porque no les permitieron nacer, estos grupos manosean los acuerdos como mejor les conviene, simulan cumplirlos de acuerdo con su conveniencia y entre tanto, el gobierno mira con beneplácito justificando el incumplimiento como avatares de un gran proceso.

Solo nos queda esperar que la Providencia siga siendo benigna con nuestra patria para que no estemos cocinando, con la batuta del gobierno, una hecatombe peor.

Publicidad
Autor: Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.