Jueves 16 de Marzo de 2017 - 12:01 AM

Vergonzosa televisión

Comparta este artículo ›

Columnista: Epistolas Laicas

Hemos leído muchos artículos publicados criticando severamente las programaciones de las cadenas de televisión nacional. Y tienen toda la razón quienes así se expresan. Es una verdadera lástima que una invención tan importante para irrigar información y cultura, se haya degenerado al punto de que muchos colombianos prefieren apagar el equipo o dedicarse a sintonizar canales internacionales. Nunca hemos entendido el uso desafortunado que dan las programadoras al tiempo triple A donde se transmiten noticieros con el 92% de noticias negativas, muchas intrascendentes pero magnificadas para hace valer su trasmisión. Las telenovelas nacionales o enlatados extranjeros, verdaderas ridiculeces que solo captan la sintonía de personas con niveles intelectuales muy bajos y de ninguna preparación académica. Últimamente se han elevado a trono de honor a criminales y reconocidos narcotraficantes donde la apología al delito y el mensaje de que el crimen y la corrupción sí pagan, son los pregones y las enseñanzas que tales transmisiones dejan al pueblo.

Hace algunos años aun disfrutábamos de extraordinarios espacios donde se difundía la cultura y el saber y en los que, con sana diversión, los televidentes hacían parte de su contenido, se instruía, se concursaba y se premiaba a grandes maestros de la ciencia, de las artes y de las letras, con el legado de honor que sus cualidades ejemplares así reconocidas, servían de estímulo a nuestra niñez y juventud.

Lamentable la degradación que ha sufrido esta inigualable invención que si se utilizara sin priorizar el interés económico del mercado informativo sobre el poder comunicador y educativo del medio, otro país estaríamos conformando para beneficio de nuestro futuro.

Con muy contadas excepciones, nuestra televisión solo transmite programas mediocres, con presentadores y locutores sin registro de voz amable y elocuente y lo que es más grave, sin contenido moral y social que nos eduque y enaltezca.

Publicidad
Autor: Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.