Jueves 23 de Marzo de 2017 - 12:01 AM

El verdadero feminicidio

Comparta este artículo ›

Columnista: Epistolas Laicas

El reprochable asesinato demujeres y el maltrato cobarde que siempre le precede configuran este pervertido homicidio que afortunadamente nuestra sociedad desprecia y castiga. Pero consideramos que un verdadero feminicidio, más atroz, será el que se consuma cada vez que una dama requiera los servicios del cirujano para extirpar su seno porque el cáncer u otra enfermedad así lo imponga y el POS, de acuerdo con el inmediato dictamen de la famosa Corte, advierta que los implantes o la colocación de cualquier otro elemento sustituto que disimule la amputación sufrida no está obligado a suministrarlo ni a colocarlo. Cualquier dama que requiera tales adminículos tendrá que costearlos con su propio peculio.

Entratándose de damas a quienes la suerte les ha sonreído, la solución no es problema. Pero el mayor número de casos, como siempre ocurre, se presenta en mujeres de escasos recursos que serán sometidas a vivir el resto de sus días disimulando su problema y paliando el trauma que para ellas significa esta atrofia. Problema que repercute en la unidad familiar, porque su esposo y sus hijos igualmente padecerán con ella esta incomodísima situación. La paz en el hogar queda amenazada de muerte y la escasa vida social de estas víctimas de la injusticia será reducida a nada. Para una mujer, que por su naturaleza humana es vanidosa y anhela con toda razón poseer un cuerpo, al menos completo, sentirse en estas condiciones la puede llevar a serios desastres, peligrosos abusos o a desquiciare mentalmente. Morir lentamente en vida.

¿A quiénes beneficia esta absurda medida? Ya veremos cómo aparecerán “cirujanos estéticos” graduados en panaderías de pueblo, ofreciendo soluciones económicas, incluidas la infección y la muerte. Aparecerán los avivatos de siempre y naturalmente, las víctimas que esperan solución a su desesperado problema. Y a todos esos cínicos explotadores, la misma Corte los absolverá de culpa.

Publicidad
Autor: Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios