Jueves 30 de Marzo de 2017 - 12:01 AM

De fiesta los truhanes

Comparta este artículo ›

Columnista: Epistolas Laicas

Las esculturas que rendían un merecido homenaje a un símbolo santandereano como la hormiga culona, miserablemente mutiladas, empiezan a retirarse para su restauración y reubicación en sitios donde se asegure la visita y admiración de personas cultas.

Se nos informó que se había nombrado para tal efecto a un curador, pero consideramos que se ha debido llamar a cada autor de cada escultura y convenir con él el proceso y el costo de restauración: sería menos costoso y naturalmente, con menos probabilidades de utilizar un trozero mayor.

“El camino de las hormigas”, otra obra de arte del maestro Spinoza que también fue maltratada, pero que por fortuna fue retirada por motivos de remodelación de las vías en la zona, fue puesta nuevamente, pero más se demoró el contratista en terminar su colocación que los cafres de siempre en aparecer para cometer con ella actos reprochablemente vandálicos.

Y ahora que, gracias a la administración municipal y la participación de empresas privadas, se logró rehabilitar la escultura de la “Mujer de pie desnuda” del maestro Botero, se nos ocurre que los truhanes característicos de esta ciudad están de fiesta porque pronto harán su aparición marcial destruyendo las obras que se acaban de restaurar.

Es imposible esperar que tengamos un agente del orden cada media cuadra, las 24 horas del día, para cuidar la ciudad. Somos todos los ciudadanos los obligados a denunciar a estos vándalos una vez los sorprendamos destruyendo algo de nuestro patrimonio público. “Si” hacemos debido uso del nuevo Código de Policía; “Si” la autoridad concurriese oportunamente y “Si” pudiésemos disfrutar de pronta y cumplida justicia, otra sería nuestra ciudad.

El callarnos y muchas veces festejar y admirar a los antisociales destructores, nos hace cómplices despreciables de estos procederes. A menos que, como resentidos sociales, padezcannos de complejos y amarguras de infancia sin superar.

Publicidad
Autor: Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.