Martes 17 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Palabras inútiles

Comparta este artículo ›

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

Las comparaciones son odiosas e inexactas en su mayoría, más en política. Meter en el mismo saco de “izquierda” a los presidentes Tabaré Vásquez y Pepe Mojica de Uruguay, junto con Correa, Morales, Maduro u Ortega es un exabrupto. O en el saco “derecha” a Sebastián Piñera, junto con Uribe, Duterte, Pinochet o Videla. Están de por medio los valores democráticos auténticos y reales, y el populismo -de cualquier signo- y el autoritarismo, que son fantasmas terroríficos que recorren el mundo actual, en América y Europa, comandados por Trump y Putin y sus satélites. No se puede negar que el autoritarismo, la xenofobia y la intolerancia se soportan en fibras sociales sensibles, que llevan a discursos de identidad nacional y seguridad ciudadana, bajo un indiscutible manto de claros componentes fascistas. Afirma el columnista Diego García-Sayan (El País): “Si la inseguridad ciudadana es percibida -con algo de razón- como el principal problema de la sociedad, la mano dura puede aparecer como una acción tentadora”, aun a costa de sacrificar o manipular a la democracia, como en Hungría, Polonia, Filipinas, Venezuela o Nicaragua. Y no faltan los cientos de miles de seguidores y líderes que apoyan la tentación autoritaria, así después, ante los desastres se rasguen las vestiduras.

Frente a las amenazas -reales o ficticias- no es difícil movilizar la democracia plebiscitaria o el Estado de opinión es decir, un ataque frontal a las instituciones democráticas. Vemos florecer la propaganda de referéndums, para ir por encima del Congreso, muy tentadores, como el anticorrupción, el de penas perpetuas, el de volver a la guerra, y ya vendrán otros contra los derechos de minorías. La atmósfera se envenena cada día. La obligación y el deber de columnistas y analistas no puede ser otra que el análisis riguroso y ponderado.

Como dice el gran historiador Timothy Snyder, en su magnífico libro “Sobre la tiranía”: “La historia no se repite, pero alecciona”; no hay que obedecer por anticipado al autoritarismo -auténtica tragedia-, y hay que creer y defender las instituciones democráticas.

Publicidad
Autor: Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios