Viernes 30 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Aspiraciones viales para el 2012

Comparta este artículo ›

Columnista: Felix Jaimes Lasprilla

Pensé en titular mi última columna del 2011 "Sueños viales para el 2012", pero después de reflexionar un momento concluí que el título adecuado tenía que ser como quedó: "Aspiraciones viales…". Aspiraciones, en primer lugar, legítimas, en razón a que como santandereanos y colombianos tenemos el derecho a movilizarnos y a mover nuestra producción por una infraestructura vial que no afecte en materia grave, por su mal estado, nuestra economía y competitividad regional. Aspiraciones, en segundo lugar, porque desde hace décadas venimos rogando al Gobierno Nacional, desde los sectores políticos, gremiales, académicos, sociales y gobiernos locales, que se nos mejore la red vial primaria, sin éxito alguno. Y tercero, porque si bien es cierto el invierno golpeó nuestras carreteras, lo es también que las últimas decisiones del Invías para solucionar nuestra problemática no sólo han sido desafortunadas, sino que han ignorado lo que piensa Santander.


En honor a la verdad, también nos cabe a nosotros un mea culpa. Hemos sido incapaces de priorizar nuestras necesidades y desde los diferentes sectores afectados e interesados, y sin unificar criterios, se han disparado solicitudes con "escopeta de perdigones", en algunos casos, y en otros, se ha presentado al Gobierno central "listas de mercado", incrementando la confusión que allí reina sobre las verdaderas necesidades, además de "dar papaya" para que todo se quede en promesas.


Tal como lo señalé en mi pasada columna, una de las primeras tareas que respetuosamente recomiendo debe abordar el gobernador, doctor Richard Aguilar Villa, a partir del próximo lunes, es que lidere una "Mesa de Infraestructura", para ordenar, priorizar, concertar y concretar –refiriéndonos solo a la red vial nacional que atraviesa a Santander- qué es lo urgente, qué es lo importante a mediano plazo y qué es lo estratégico ejecutable o a largo plazo. En este ejercicio, que esencialmente tendría por objeto examinar la realidad y salir de la confusión en que estamos, es indispensable la participación de los parlamentarios, así como de los representantes de los sectores productivos afectados por el atraso vial, apoyados por técnicos especialistas en el tema. Se trata esencialmente, entre todos y bajo el liderazgo del gobernador, de escoger unos proyectos viables y de renunciar o aplazar otros. Y una vez definida esa priorización, comprometernos todos a hablar el mismo idioma. Si bien todos sabemos qué necesitamos y qué nos gustaría que se ejecutara, el problema es priorizar para no caer en los "Sueños viales para el 2012".

Publicidad
Autor: Felix Jaimes Lasprilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.