Sábado 25 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Votar no es suficiente

Comparta este artículo ›

Columnista: Fundación Participar

No les falta razón a quienes debaten sobre la pertinencia, oportunidad y conveniencia de la Consulta Anticorrupción, argumentando que con ella no se logrará atacar de raíz el mayor flagelo que azota a nuestra sociedad, pues las prácticas corruptas tienen tal arraigo cultural que, a pesar de leyes, decretos y normas, no se ha logrado desterrarlas; y por el contrario sus determinadores, en franco desafío, están más empoderados.

Esto debido a que el aparato estatal, además de ser lento e ineficiente, ha sido permeado; y a que “pasó de moda” la sanción social, como acto de repudio a los corruptos.

Si rompemos la anterior dinámica, acudiendo a las urnas, convertiremos nuestra indignación en mandato para que las ramas del poder público, cada una dentro de su ámbito, facultades y obligaciones, actúen en concordancia con lo que el país está demandando. Y a los ciudadanos nos compete, para cumplir integralmente nuestro deber, tomar decisiones individuales que generen sinergias y comportamientos colectivos, a fin de que este ejercicio democrático no se convierta en una frustración más, que acreciente el empoderamiento que ya tienen los corruptos.

Los “buenos” ciudadanos que creemos que votar es suficiente, debemos entender que nuestra responsabilidad va más allá, pues nada se logrará si no elegimos candidatos de reconocidas calidades, que estén dispuestos a servir con honestidad y a vivir exclusivamente del salario que devengan; si no tenemos el valor civil de denunciar a los corruptos; si pretendemos incidir para que las decisiones de los agentes del Estado favorezcan nuestro interés particular, en detrimento del colectivo; si ofrecemos dádivas para acceder a empleos y contratos públicos; si evadimos nuestras obligaciones fiscales, tributarias y laborales; y si no desterramos las “famiempresas” políticas y seguimos votando por “los mismos”, pero en “cuerpo ajeno”.

El compromiso ineludible desde nuestra individualidad, además de votar la consulta, será convertirnos, con nuestro ejemplo y acción, en agentes del tránsito hacia la cultura de la legalidad en Colombia, que será el cimiento para construir el nuevo país.

Publicidad
Autor: Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.