Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La politización de la consulta

Comparta este artículo ›

Columnista: Fundación Participar

Ningún aspecto debería unir más a un país que la lucha contra la violencia y la corrupción, dos flagelos que nos han golpeado por muchos años y son causa importante de graves dificultades sociales y económicas que padecemos. Todos somos conscientes de la necesidad de solucionar estos problemas, pero lo que vemos frecuentemente es la división del país cuando algún sector político propone una iniciativa y la toma como bandera política para alimentar su protagonismo, despertando inmediatamente la reacción de la contraparte para desprestigiar y oponerse, simplemente porque no nacieron de su seno y no le generan réditos políticos.

Cuándo entenderemos que por encima de los intereses grupales está el interés común y que las oposiciones sin causa válida no aportan nada al país. Es increíble que en una nación civilizada como la nuestra no sea posible hacer acuerdos y conciliar posiciones para sacar adelante proyectos importantes para todos.

Lo vivimos con el acuerdo de paz y ahora nuevamente con la consulta anticorrupción; una iniciativa liderada por un sector político, con cuyas ideas partidistas podemos no estar de acuerdo, pero que presentaba una propuesta válida para presionar la toma de decisiones concretas contra este flagelo que tanto nos agobia.

Esta propuesta nos dividió de nuevo entre quienes en forma desprevenida la vieron positiva y conveniente para el país y otros que la consideraron una maniobra populista de ese sector político y por lo cual apoyaron el abstencionismo.

Al final, aunque se dio una gran votación proveniente de los diversos sectores, la consulta no alcanzó a pasar; después de lo cual no faltaron las expresiones triunfalistas y las ofensas partidistas y personales, que solo ayudan a exacerbar los ánimos caldeados.

Seguimos divididos por sectarismos estimulados por la politiquería, que no permiten construir un proyecto de país y por el contrario destruyen lo poco que tenemos. Necesitamos entender que la única forma de salir adelante es trabajando unidos por un futuro más incluyente, con equidad social y desarrollo colectivo, sin dejarnos llevar por las rencillas políticas.

Publicidad
Autor: Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios