Miércoles 12 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

El Gran Santander

Comparta este artículo ›

Columnista: Fundación Participar

Esperanza. Es el término que describe el sentimiento experimentado durante la reunión convocada el pasado lunes por el Gobernador de Santander y el Presidente de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, a la que asistieron los congresistas de todos los partidos que representan a Santander y Norte de Santander, además de las más altas autoridades civiles y de Policía de ambos departamentos, las comisiones regionales de competitividad, gremios, empresarios, representantes de la academia y de los medios de comunicación. El propósito de tan importante y nutrida convocatoria era consolidar una agenda de proyectos prioritarios que permita el desarrollo y la integración de ambos departamentos. Proyectos que se vienen analizando y priorizando en un juicioso ejercicio participativo apoyado por la institucional gremial y académica. Es decir, no son proyectos escogidos a dedo por los mandatarios. No faltarán quienes miren este ejercicio con escepticismo y no les falta razón, pues los intentos han sido fallidos en el pasado. Sin embargo, hay nuevos factores que aumentan las probabilidades de éxito. Uno es la determinación expresada por los congresistas que intervinieron, comenzando por el nortesantandereano Alejandro Carlos Chacón, presidente de la Cámara de Representantes, quien expuso que se han conformado varias mesas de trabajo en áreas de proyectos como infraestructura, educación, fortalecimiento empresarial y promoción de región, en la que participarán paritariamente los congresistas de ambos departamentos, junto con particulares y cuyas propuestas finales serán presentadas al Gobierno del presidente Duque, con el aval de la bancada del Gran Santander.

Anima que el gobernador Villamizar promueva que estos ejercicios sean liderados por la sociedad civil, que es la que trasciende a los periodos de gobierno y que junto con el gobernador Tavera y los congresistas busquen implementar una Región Administrativa y de Planeación (RAP) que prevé la Ley 1454/2011 de Ordenamiento Territorial, cuya finalidad está orientada al desarrollo regional, la inversión y la competitividad. Si esos nuevos liderazgos surgidos de los sectores público y privado honran todos los compromisos manifiestos para trabajar articuladamente, estaríamos  ante una nueva y promisoria dinámica regional.

Publicidad
Autor: Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios