Sábado 14 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Cultiva miedo y cosecharás violencia

Comparta este artículo ›

Columnista: Gisela Ruiseco Galvis

En muchos países de Europa se ha normalizado un discurso racista y xenófobo que hace años era impensable. Partidos de extrema derecha, por medio de mentiras y tergiversaciones, unen al “pueblo” contra el chivo expiatorio de turno: antes, los judíos, hoy, los extranjeros.

En 2015, con motivo de la conmemoración de la liberación del campo de concentración de Mauthausen, en su discurso, la escritora Christine Nöstlinger reflexionaba: “El racismo de hoy rechaza todo lo extraño, entiende a la propia población como peligrando por una ‘extranjerización’, sospecha que se está prefiriendo a los extranjeros sobre ellos, opina en todo caso que ‘quieren vivir de nosotros, nos quieren quitar algo!’. Quien así piensa y también así habla con sus afines, puede que no sea el mismo que hace pintadas racistas en las paredes, o que tumba lápidas judías, que insulta a las mujeres que visten velo, da una paliza a una persona negra o le prende fuego a un hogar de asilados. Pero sí es el que les da seguridad a estos de estar actuando en su interés. Estas personas son el caldo de cultivo en el que crece la violencia”.

Ese caldo de cultivo que normaliza el miedo/odio está en auge en todo el mundo, trazando una línea que divide a la población entre un nosotros y un ellos. En Colombia también. Llevamos meses, años, sumergidos en discursos que demonizan toda postura crítica.

Hoy nos enfrentamos a una matanza de líderes sociales, que en su mayoría trabajaba en temas cercanos al proceso de paz Informe Codhes, CNC.

En momentos en que es inminente que el uribismo forme el nuevo gobierno, es muy importante recalcar el apoyo a estos líderes y su trabajo, dejar de lado el discurso que sospecha de ellos, pues, siguiendo lo que plantea el potente mensaje de Nöstlinger, los asesinos se pueden sentir validados. Es terrible tener que decirlo, pero es indispensable un rechazo sin matices a estos crímenes.

Publicidad
Autor: Gisela Ruiseco Galvis
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.