Miércoles 08 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Oasis

Comparta este artículo ›

Columnista: Gonzalo Gallo

La ciencia es uno de los grandes logros del ser humano y lo sacó de un oscurantismo secular.

Gracias a ella se han borrado muchas falsas creencias y se ha avanzado en numerosas áreas de la vida.

Sin ella habríamos seguido frenados por supersticiones, mitos, dioses inexistentes y tantas mentiras disfrazadas de verdad.

No obstante la ciencia tiene sus límites, y no sólo existe o es real lo que ella puede medir y comprobar.

No puedes probar científicamente que alguien te ama o cuán sinceros o no son los sentimientos.

La ciencia es un tipo de conocimiento, pero no es el único y, además, la realidad del Universo la sorprende cada tanto.

Las bacterias o microbios extremófilos sobreviven en temperaturas donde científicamente no se puede vivir.

La ciencia no puede demostrar si Dios existe o no. Eso está fuera de su campo de acción. La fe tampoco debe inmiscuirse en el campo de la ciencia.

El experto en salud y bienestar norteamericano Robert Lustig tiene una propuesta para ordenar la dicotomía placer-felicidad.

Ha investigado el hedonismo y sugiere cuatro ‘Ces’ para la felicidad: Conectar, Contribuir, Cuidarse y Cocinar.

Conectar no es ser adictos a Facebook o al WhatsApp y enviar simpáticas pelotitas de color amarillo y aspecto exultante.

Es cuidar las relaciones personales, cara a cara y crear vivencias de calidad con los demás, es generar empatía.

Contribuir es colaborar, dar algo a los demás sin pedir nada a cambio. Darte al otro y servir de un modo incondicional.

Pero hay que amarse a sí mismo, o sea, cuida mente, alma, emociones y tu cuerpo que necesita sueño, alimentos sanos y ejercicio.

Me permito cambiar cocinar por cultivar. Sí, cultivar tu jardín interior siendo espiritual y cultivar buenos hábitos y el amor. (25)

Publicidad
Autor: Gonzalo Gallo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.