Viernes 31 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Bipartidismo oculto

Comparta este artículo ›

Columnista: Gustavo Galvis Arenas

Los observadores políticos están muy satisfechos con los acontecimientos extraños que ocurren en los partidos políticos. Muchos creen que las colectividades se acabaron y lo registran con alegría. Otros consideran que los nuevos partidos serán la salvación política del país. Todos hablan del bipartidismo como algo antediluviano y celebran la proliferación de los medios de opinión. Duverger, el célebre tratadista francés, ya no tiene lectores y quienes alguna vez lo consideraron importante hoy esconden los textos casi con vergüenza. Es el siglo XXI con las aparentes transformaciones en el mundo político.

En parte tienen razón, en este momento. Pero recordemos cuál ha sido la trayectoria de los partidos en Colombia. Empezaron los Patriotas y los Realistas, porque estos últimos no todos eran españoles. Siguió la lucha entre Federalistas y Centralistas, con Camilo Torres y Antonio Nariño. Más tarde, Santanderistas y Bolivarianos. Después aparecen los Liberales y Conservadores. Pronto se dividen en Gólgotas y Draconianos. En la época del Federalismo el Liberalismo, partido gobernante, se divide en Radicales e Independientes. Con la regeneración de Núñez el Liberalismo queda en minoría y los conservadores se dividen entre Nacionalistas e Históricos. Surge el partido Republicano más tarde, que es un grupo conservador con ideas liberales. Después del treinta, el Liberalismo en el poder se divide entre Gaitanistas y Lopistas.

También tenemos el Oficialismo y el MRL y el Nuevo Liberalismo, frente al Oficialismo. Surge también la Anapo, el Polo sin mucha trayectoria. Cuando aparecen el Cambio Radical, La U, Partido Verde y otras pequeñas colectividades no logran superar al Centro Democrático, partido liderado por el expresidente Uribe.

Mas sin embargo, el plebiscito por la paz dividió el país en dos, la elección para Presidente manifestó su bipartidismo escondido y la consulta anticorrupción hizo lo mismo. La elección de Contralor demostró que los partidos siguen actuando en la misma forma de siempre. De todas maneras no podemos considerar que los partidos no deben ser canales de opinión o desaparecer, porque así nos acercaremos a las dictaduras.

De todas maneras el bipartidismo continúa oculto y de vez en cuando saca sus luces.

Publicidad
Autor: Gustavo Galvis Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios