Martes 10 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Turismo responsable

Comparta este artículo ›

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

El mundo está conmovido por la tragedia que viven en Tailandia 12 niños y su entrenador de fútbol, que se encuentran atrapados en una cueva ubicada al norte de ese país de Asia. Después del entrenamiento resolvieron realizar un paseo de aventura y penetrar a lo desconocido, con tan mala suerte que fuertes lluvias en la región inundaron el camino de regreso y les ha tocado permanecer en lo profundo del terreno esperando ser rescatados en una riesgosa operación de expertos y recursos, con muertos y accidentes incluidos, como para un guión de película que supera de lejos la realidad.

Por el hecho, que tiene en vilo la atención del mundo, ha pasado desapercibido que en el mismo país y al mismo tiempo, cerca de la isla de Phuket, y contraviniendo las advertencias de no hacerlo por el mal tiempo, zarpó un barco lleno de turistas que ha naufragado causando muertos y desaparecidos.

Es que el turismo debe ser responsable, por parte de las empresas que lo ofrecen y organizan, como por las personas que lo disfrutan, especialmente si es de aventura en ambientes naturales riesgosos y complejos.

En Colombia, que tiene abundantes y variados espacios para esta actividad, y que puede ser una excelente oportunidad de desarrollo económico sostenible generador de empleo, hay mucho por aprender para que sea bien planeado, organizado, dirigido, regulado y vigilado. Que sea un turismo responsable con la naturaleza, sus ecosistemas y con las personas que lo realizan o disfrutan.

Para que no ocurran, por ejemplo, accidentes mortales como el de la turista que por sacarse un autorretrato -para estar a la moda le dicen “selfie”- en una bella cascada del municipio de Gámbita, resbaló y cayó al precipicio; o la caminante haciendo turismo de aventura en los riscos del Chicamocha que se extravió y resbaló al abismo.

Casos hay muchos. Turismo sí, pero responsable.

Publicidad
Autor: Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.