Martes 19 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Auxilio de $400 por kilo vendido no frenará el paro cacaotero

Comparta este artículo ›

Columnista: Horacio Cáceres Tristancho

Ahora que empezaba el comercio con Venezuela a mostrar señales de recuperación, se conocieron las medidas tomadas con respecto al nuevo tipo de cambio en el vecino país, cuya tasa quedó en 6,30 bolívares por dólar, lo que significa una devaluación de 46,5%. Esta cifra contrasta con la revaluación del peso colombiano que ha puesto en jaque a los exportadores, a pesar de que muchos quisiéramos que la devaluación no fuera el único factor que los impulsara. La realidad económica de los dos países es bien diferente: mientras en Venezuela la inflación anual se encuentra alrededor del 30%, en Colombia el valor ronda el 2%. Ambas cifras están en el ojo de los analistas, pues en el caso de Venezuela significa que existe un fuerte desabastecimiento de productos, tal como lo expresa su índice de diversidad de marcas, el cual se ha venido a menos en los últimos años. En el caso de Colombia la inflación tan baja, atada a las señales de decrecimiento industrial y al descenso de las exportaciones en productos no petroleros, expresan que las medidas del Banco de la República por brindar más liquidez a la economía mediante la disminución de sus tasas de interés, no serán la única solución para impulsar el crecimiento económico. De acuerdo a lo anterior debemos preguntarnos ¿cuál es el camino?, pues lo que se ha visto es que la relación comercial entre los dos países, aunque ha pasado por muchos altibajos, ha intentado superar los problemas, más aun cuando Venezuela a pesar de la devaluación continúa ávida de comprar en el exterior debido a su desabastecimiento. La diversificación de mercados debe continuar como prioridad para Colombia, pero eso no significa que no podamos aprovechar la coyuntura que ofrece Venezuela a pesar de su devaluación, pues existen ciertos productos que seguirán con una demanda creciente, a lo que debemos sumar que su economía tendrá un mayor volumen de divisas para compras en el exterior dado el aumento de sus ingresos petroleros. Habrá que esperar por una mayor claridad en cuanto al tipo de productos que estén dentro de la canasta prioritaria del gobierno venezolano y los que no para aplicar al nuevo control de cambios, pero lo que es cierto es que ellos necesitan bienes y nosotros tenemos una actividad empresarial que puede responder, no podemos dejar al margen ese mercado ahora que la producción industrial nacional empieza a flaquear.

Publicidad
Autor: Horacio Cáceres Tristancho
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.