Domingo 21 de Julio de 2013 - 12:01 AM

¿Por qué tanta bulla?

Comparta este artículo ›

Columnista: Horacio Serpa

La pregunta más frecuente de estos días: “¿Por qué tantas manifestaciones, protestas y confrontaciones con la fuerza pública, denuncias, presos, heridos y muertos?” Una de las respuestas más frecuentes: “Porque las Farc desde La Habana está manipulando a muchos sectores sociales, especialmente campesinos, obligándolos a protestar, bloquear carreteras y confrontar a la Policía”. ¿La respuesta es correcta? “Depende de la dependedera”, como en alguna época se decía cuando a la pregunta no se podía contestar si o no, con seguridad.

No hay duda de que los movimientos tienen mucho de cívicos y de políticos. No se puede descartar que los movimientos subversivos se hayan sumado a las expresiones inconformes, populares y contestatarias. Ocurre siempre.

La sabiduría de las autoridades y de los que en la protesta no quieren violar la ley ni atacar a la autoridad, consiste en lograr que los radicales no impongan sus consignas ni propósitos. Nada fácil, por cierto.

Es entendible que el gobierno reclame tranquilidad y exija respeto a la ley y no uso de métodos violentos ni de prácticas que obstruyan vías. Son convenientes los esfuerzos de los funcionarios por negociar, hacer acuerdos y dar respuestas serias, claras, eficaces e inmediatas a las exigencias ciudadanas. Ojalá muy pronto todo se arregle.

Pero hay que mirar la verdad de la situación: desigualdad, pobreza, abandono, promesas incumplidas, injusticias manifiestas. Si ello no existiera, si no fuera cierto, las protestas no serían tan frecuentes ni tan fuertes. Tampoco habría manipulaciones ni tan evidente y dañina incidencia de los protagonistas de lo ilegal en los movimientos sociales.

Mientras no se ejecuten políticas públicas de mediano y largo plazo que traigan fin a los desequilibrios económicos y sociales, seguirán las protestas.

Y un día se desbordará la copa, con consecuencias impredecibles, lo que producirá caos, violencia, represión, más pobreza. No nos engañemos, hay que ir al fondo de las cosas.

Publicidad
Autor: Horacio Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios