Sábado 14 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Peligro mortal al asecho

Comparta este artículo ›

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Años atrás se creyó que los bombillos ahorradores eran la solución para frenar el cambio climático y reducir los costos de los consumidores. Pero esta innovación resultó ser un peligroso fiasco. En el año 2009, las Naciones Unidas emitieron una moratoria mundial para el empleo del mercurio en los artículos del hogar. Sin embargo esto no afectó la compra y venta de los bombillos ahorradores que contienen mercurio en dos estados: líquido y gaseoso. El más mortífero es el vapor, porque es invisible, se absorbe totalmente por la respiración, invade los riñones, diversas glándulas y especialmente el cerebro, donde ataca directamente a las neuronas y las destruye.

La contaminación con mercurio ocurre cuando estos bombillos accidentalmente se quiebran y el indetectable vapor del mercurio se expande. El problema se hizo evidente en Baviera, Alemania, con el caso de un niño de cuatro años que entró en contacto con un bombillo roto. A los pocos días comenzaron los síntomas graves y las angustiosas peregrinaciones a los médicos. Fue afortunado, porque encontró un especialista en intoxicación con mercurio, que le salvó la vida. Pero ¿cuántas personas enferman gravemente por este motivo y nunca se enteran de cuál fue la causa?

La Unión Europea permitió la venta de estos bombillos, si su contenido de mercurio no sobrepasaba los cinco miligramos pero, según confiesan los fabricantes, es imposible revisar cada bombillo. Cinco miligramos de mercurio no parecen mucho, sin embargo, son suficientes para hacer impotables cinco mil litros de agua. Se sabe, además, que el 80% de los bombillos usados no está siendo desechado correctamente, esto hace el problema más grave aún, porque el vapor venenoso que emiten queda en la atmósfera y el polvo contaminado se filtra al ecosistema.

Sabiendo del terrible poder tóxico tanto del mercurio, como del cianuro, no podemos permitir que se apruebe la minería en Santurbán. ¡No aceptamos que la recuperación de la economía nacional tenga prioridad sobre la salud y la vida de millones de santandereanos!

Publicidad
Autor: Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.