Sábado 07 de Julio de 2018 - 12:01 AM

La crisis de los alimentos

Comparta este artículo ›

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Los animales buscan los alimentos necesarios para su nutrición por medio del olfato y del gusto y anteriormente también los humanos elegíamos sustentar nuestro cuerpo según la guía del sabor y el aroma, que garantizan la buena nutrición. Pero, a partir de la década de los años cincuenta, las cosas cambiaron drásticamente, porque se inventó el diabólico cromatógrafo de gases y con esta máquina todos los sabores pudieron fabricarse químicamente. El cromatógrafo funciona de forma muy sencilla: una vez dentro de la máquina la muestra escogida se convierte en gas. Luego ese gas pasa a través de una bobina que separa los ingredientes y por el otro extremo se recoge cada componente por aparte.

Existen 10.000 aditivos diferentes, entre saborizantes y conservativos, que se añaden a la “comida chatarra”, estos simplemente se esparcen sobre una base de inferior calidad. Hay gran variedad de ofertas, entre ellas la de Pepsicola, con los populares Doritos con sabor a tacos, unos tacos desnaturalizados que carecen de fríjoles, carne y guacamole. Todas estas “galguerías” son un engaño para el paladar, su valor nutricional es cero, y en cambio sí contienen: exceso de grasas de mala calidad, carbohidratos y altos niveles de sal o azúcar. Su consumo ha generado, a nivel mundial, una epidemia de obesidad y enfermedades crónicas sin precedentes. Además, algunos de ellos generan adicción (no podemos parar de comerlos) como ocurre con las galletas Oreo, o los famosos Pringles de Kellogg’s.

El problema se agrava, porque la comida chatarra cuenta con alta tecnología para hacerla cada vez más apetitosa y en cambio los alimentos naturales han perdido su sabor característico y su calidad se ha deteriorado. Comemos: maíz transgénico, vegetales aliñados con veneno, pollos torturados y huevos incoloros e insípidos.

Así el negocio de la comida chatarra prospera y las multinacionales se enriquecen; mientras la comida que ofrece nuestra tierra pasa por su peor momento, de paso dejando a nuestros campesinos desprotegidos, financieramente a la deriva y sin esperanzas.

Publicidad
Autor: Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.