Sábado 11 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Ola de calor y muerte en los océanos

Comparta este artículo ›

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

La ola de calor que nos sofoca indica que no han sido suficientes las medidas que se han tomado para detener el calentamiento global del planeta. Del año 2016 al 2017, la contaminación por CO2 subió de 2.2 partes por millón a 4.05. "Con ello se ha multiplicado por dos la probabilidad de que se produzcan olas de calor como la actual", dice Greer Jan van Oldenborg, investigador del "Instituto Meteorológico Real", de los Países Bajos.

En Armenia (Colombia), la temperatura ha alcanzado hasta 6°C por encima de lo normal, Bogotá llegó hasta los 26.2°C y en Cali y Bucaramanga los termómetros han marcado un aumento de 3.7 y 3.3°C, respectivamente. ¿Y qué sucede alrededor del mundo? Australia comenzó el 2017 con temperaturas de 50°C. Este año, debido al calor, la India reporta 2.000 personas que han perdido la vida. En Pakistán, las temperaturas superiores a 45°C han dejado más de 200 fallecidos. Y los expertos japoneses declaran que "pronto será imposible vivir en Japón por causa del calor". También, los incendios proliferan: 85 alrededor de Atenas, y California, Alemania, Suecia y Portugal arden al rojo vivo. Los cultivos se achicharran, el mar se calienta y produce brotes de algas tóxicas, como ha ocurrido en el mar Báltico en Polonia.

Los océanos se están asfixiando y la actividad humana es la responsable. La revista Science publicó un estudio donde afirma: "Las llamadas zonas muertas marinas se han cuadruplicado. Hay al menos 27 zonas hipóxicas en Latinoamérica, que van desde el Cono Sur hasta el Caribe. Brasil lidera con siete de ellas a lo largo de su línea costera". Kisten Isensee, de la Comisión Oceanográfica de la Unesco explica: "El origen de esta asfixia, que acaba con la vida, son los fertilizantes y abonos químicos que los ríos llevan hasta el mar. Estos disparan el crecimiento de ciertas algas y plantas marinas que rápidamente agotan el oxígeno de las aguas. Se trata de un proceso implacable llamado eutrofización".

Publicidad
Autor: Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.