Sábado 25 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La Epigenética

Comparta este artículo ›

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Tiempo atrás se creía que el ADN era el único determinante de lo que seríamos a lo largo de la vida. Pero hace ya décadas, los científicos descubrieron que este determinismo genético, que nos convertía en víctimas, estaba basado en una teoría falsa. Así nació la Epigenética, que, con múltiples trabajos e investigaciones, comprobó que los organismos también son influenciados por otras fuerzas que operan fuera de la secuencia del ADN. Los cambios de temperatura, por ejemplo, pueden generar modificaciones del fenotipo, como es el caso de las mariposas, que cambian el color de sus alas de acuerdo a la estación; y el de algunos reptiles y peces cuyo sexo depende de la temperatura sostenida durante el desarrollo del embrión. También la nutrición es un factor determinante: en las abejas, las larvas alimentadas con jalea real se convierten en abejas reinas con ovarios funcionales, mientras que para gestar obreras basta cambiarles la alimentación.

En dos décadas de investigaciones, el Instituto HeartMath ha comprobado también que en un individuo los pensamientos positivos sostenidos, como gratitud, felicidad o amor; o negativos, como odio, rabia o ansiedad, alteran su patrón genético y cambian la expresión de sus genes. Además las modificaciones resultantes son heredables. En una publicación el HMI explica: “si habitualmente se cultivan pensamientos y emociones negativas, se experimenta estrés y las reservas de energía del cuerpo se ocupan es de confrontar ese estrés en vez de mantener, reparar y regenerar el complejo sistema biológico de ese ser humano”.

“Por el contrario, cuando se activa el poder del corazón y el individuo conscientemente escoge pensar y sentir amor o gratitud está permitiendo que la energía del corazón trabaje para él. Ha cambiado intencionalmente el estrés por un enfoque positivo y el resultado será su propia renovación mental, emocional y física. Cuando su actitud positiva se convierte en habitual, los sistemas de energía, que alimentan el cuerpo a nivel celular, se verán muy fortalecidos. En el Instituto HeartMath llamamos a esas emociones los nutrientes cuánticos”.

Publicidad
Autor: Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.