Jueves 03 de Septiembre de 2015 - 12:01 AM

Una causa invisible

Comparta este artículo ›

Columnista: Isabel Ortiz Perez

Con preocupación, en la columna anterior indagaba por las causas de la grave problemática de la violencia hacia las mujeres.

La repetición de sucesos dramáticos, cuyo máximo episodio es el feminicidio, tiene que volverse una preocupación mayor y un desafío para superar. No podemos continuar en esa indiferencia que se manifiesta en la carencia de medidas de prevención y de atención idónea y oportuna a las mujeres afectadas por parte de las entidades competentes. Pero hoy quiero exponer otra causa profunda e invisible, instalada en la cultura, algo que casi no se ve, pero que se vive a diario y sobre lo cual no se trabaja ni se actúa.

Es una realidad invisible, que las feministas llamamos relaciones de género, las causantes profundas de esta violencia. Por un lado un género, que tiene poder, es activo, es políticamente correcto, su actuación dominante es de arrogancia y por otro lado está el otro polo que es visto con muy poca valoración, se considera débil y subordinado. Mientras se sigan educando los hombres y las mujeres en esta dicotomía polar, unos poderosos y dominantes y otras en el silencio y la sumisión, no parará la violencia hacia las mujeres. En estos días un mensaje recorre las redes sociales, en el que se afirma: “Para decir una menos hay que dejar de criar princesas indefensas y machitos violentos”. Es una buena síntesis del problema mayor sobre el que no se está actuando.

Por milenios, reproducimos mensajes de identidades de género dominantes que urge transformar. Y si se rompe el molde, ocurre la mayor violencia. Porque lo ya está sucediendo es que muchas mujeres han dado pasos firmes para no dejarse subordinar, para actuar con valor frente a sus vidas, tomar decisiones con autonomía, con autoestima. Y esto se está pagando caro, porque muchos hombres criados en el machismo no tienen más defensa que la violencia a lo que ellos consideran que es su propiedad o su objeto. Y como sobre esto no se está actuando, muchas mujeres están en peligro.

Publicidad
Autor: Isabel Ortiz Perez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.