¿Bolsillos de cristal con fiscales de papel? | Vanguardia.com
Miércoles 07 de Junio de 2017 - 12:01 AM

¿Bolsillos de cristal con fiscales de papel?

Comparta este artículo ›

Columnista: Isaí Fuentes Galván

Se anunció esta semana la campaña nacional denominada “bolsillos de cristal”, abanderada por el fiscal general de la nación para que los ciudadanos denuncien actos de corrupción que afecten el patrimonio público. Esta loable iniciativa se ve empañada por los escasos, por no decir nulos resultados que en esa materia viene demostrando la seccional Santander, que coincidencialmente “mostró” esos resultados con la captura en días pasados de tres concejales en Sabana de Torres, al tiempo que se dilata la imputación de unos concejales de Floridablanca por la elección de la contralora de ese municipio, famoso por sus altos niveles de corrupción político administrativa.

Caso muy distinto ocurre en Bucaramanga, en donde la mayor parte de denuncias públicas realizadas por los ciudadanos y en algunos casos por la prensa (que tienen la categoría de noticia criminal) no arrojan ningún resultado meses después de haberse formulado. Para nadie es un secreto que la fiscalía como toda entidad pública tiene influencia política para la designación de sus directores seccionales, al punto que casi siempre se conoce con cierto grado de certeza a qué cuerda política pertenecen los delegados del fiscal general en esos cargos. No es casual, la elección misma del fiscal tiene un alto componente político que como todo acuerdo en el Congreso pasa por el reparto de la burocracia estatal. Por esa razón, es poco probable, hasta que se demuestre lo contrario, que la anunciada campaña tenga un final feliz para la justicia y para los ciudadanos que seguimos esperando ansiosos resultados, pero frente a los verdaderos peces gordos de la corrupción, aquellos que habiendo ostentado el poder (los dueños del lapicero, los ordenadores del gasto, sus amigos y familiares) pasaron en cuatro años de vivir en arriendo a habitar lujosas mansiones en barrios exclusivos, sin que tengan cómo justificar ese repentino enriquecimiento, evidente para todos menos para la fiscalía.

Más que “bolsillos de cristal” lo que necesitamos en Bucaramanga son “fiscales de acero” que cuenten con el respaldo de una dirección seccional verdaderamente comprometida contra la corrupción. Esta seccional está en deuda con la ciudad.

Publicidad
Autor: Isaí Fuentes Galván
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.