Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

¡Mandato ciudadano!

Comparta este artículo ›

Columnista: Isaí Fuentes Galván

Pese a que la consulta popular realizada el domingo pasado no logró el umbral, los más de once millones seiscientos mil votos depositados por los colombianos en la consulta anticorrupción constituyen un auténtico mandato ciudadano que el congreso y el gobierno deberían obedecer.

Tiene razón el senador Robledo: es paradójico que la ley exija un mayor umbral para aprobar estos mecanismos de participación ciudadana que para elegir presidente de la república. Parecieran reglamentados para que nunca pasen. Igual ocurre con la revocatoria del mandato de alcaldes y gobernadores.

Esperemos que la convocatoria que ha hecho el presidente Duque a las fuerzas políticas para sacar adelante los temas de la consulta en la agenda legislativa sea sincera y efectiva. No me imagino a Duque repartiendo mermelada a este goloso congreso para poder –irónicamente- aprobar normas contra la corrupción. Para ser sincero, dudo mucho que el congreso lo haga. Allá no se mueven sino por puestos y contratos y no creo que Duque tenga presupuesto político y burocrático disponible para eso, como si lo tendrá seguramente para otros temas más importantes… para Uribe. Espero equivocarme.

Lo bueno de la consulta, que sigo pensando, no pasará de ser un precedente simbólico en la historia política del país, es que muestra a un numeroso e importante sector de la ciudadanía que se mueve a votar sin tamal, lechona, cancha sintética, casita, ni contrato. Eso ya es una ganancia.

El mensaje es claro para nuestros dirigentes políticos: o se reinventan y entienden que esto está cambiando, o están inevitablemente condenados a desaparecer. Deberían preocuparse por atender el mandato del pueblo.

Vamos a ver ahora si son capaces de asumir con humildad lo que decía Jorge Eliécer Gaitán, que “el pueblo es superior a sus dirigentes”. Es lo primero que deberían entender si quieren seguir vigentes.

Con todo y eso, prefiero ver el vaso medio lleno y no medio vacío. El hecho de que las cosas sean como son, no logra hacerme renunciar a la idea de pensar que algún día sean como deben ser.

¡Estamos cambiando, y eso ya es… muy bueno!

Publicidad
Autor: Isaí Fuentes Galván
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios