Jueves 08 de Noviembre de 2012 - 12:01 AM

Movilidad

Comparta este artículo ›

Columnista: Ivan Romero

Por estos días se han visto comunicados de la alcaldía donde como gran cosa anuncia concejos de gobierno dedicados única y exclusivamente al tema de la movilidad. Dicen que volverán los cepos, advirtiendo que el manejo será exclusivo de Tránsito.
Esa es una de las muchas acciones que se deben tomar para devolverle a la ciudad algo de tranquilidad a la hora de conducir un vehículo. Faltan campañas serias para el conocimiento de las señales de tránsito y las normas, de la mano con la cultura ciudadana. También y la más importante, es que el nuevo Director de Tránsito ponga en cintura a los alféreces de Bucaramanga, exigiéndoles  cumplir a cabalidad con sus funciones, así como el horario mínimo de trabajo.
Todos los días me pregunto: ¿dónde están?, ¿qué hacen? ¿cuántos son? Lo más importante que ellos podrían hacer por la ciudad es trabajar dirigiendo el tráfico. Quiero verlos en los semáforos, en las arterias más importantes todos los días y mínimo en las mal llamadas horas pico.
Señor Director, ¿es mucho pedir? Con eso estoy seguro de que todos los conductores nos sentiremos mejor y se verá su mano. Además, instalarles cámaras en los cascos para evitar el soborno y hacerlos marcar tarjeta en diferentes puntos de la ciudad donde más se requiera de su presencia.  Si no puede hacer esto, dé un paso al costado y señor Alcalde dele la Dirección del Tránsito a la Policía. Los policías bachilleres trabajarían juiciosos de sol a sol y no lo que hemos tenido hasta hoy, unos caza recompensas disfrazados, escondidos entre los árboles para ver a quién le ponen una multa y nada más.  
Estamos cansados de tanta desidia en la ciudad, pareciera que estamos solos, no hay quién oriente ni mucho menos quién sancione ejemplarmente. Señor Alcalde, veo con tristeza cómo en sus nombramientos prima el pagar favores políticos y no el exigir idoneidad y preparación para el cargo que asigna.

Publicidad
Autor: Ivan Romero
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios