Lunes 29 de Julio de 2013 - 12:01 AM

Reinversión social

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Chavez Suarez

Cuando se toma la decisión de realizar inversión social en la comunidad, ojalá esta obedezca a una profunda convicción acerca de las bondades que representa. De ser así, con seguridad se contribuye a la formación del tejido social que tanto necesitamos para la sana convivencia ciudadana. En un país con tantas necesidades por cubrir y con grandes desequilibrios en los niveles de desarrollo, son muchas las oportunidades de inversión social a disposición de quienes puedan hacerlo y de paso, con esas inversiones, influir de manera positiva y determinante en diversos aspectos de la vida en comunidad.

¿Por dónde comenzar y cómo lograrlo? Hay ciertas ayudas que, a pesar de las buenas intenciones que encierran, pueden terminar siendo percibidas como asistencialistas y de esta forma, corren el riesgo de ser consideradas como obligatorias, sin causar efectos positivos en los beneficiarios y antes, por el contrario, pueden crear una perniciosa dependencia que termina sin apreciar los esfuerzos realizados. Por eso resulta muy importante en las empresas diseñar la estrategia de inversión social, que deberá incluir tanto la parte interna, como la que corresponda a la comunidad.

Para decidirse por aquellas inversiones generadoras de cambios en la sociedad, es preciso identificar los sectores más vulnerables y las áreas más sensibles en la población. Nos encontraremos con enormes necesidades en la salud, la educación, la vivienda, la recreación y el desarrollo integral en los barrios populares de nuestras ciudades, así como abandono general de los pequeños municipios y el campo.

Si queremos propiciar la inclusión e incidir en la disminución de la brecha social en el país, debemos brindar un mayor apoyo a los municipios que se hallan integrados a la comunidad campesina. Esa inversión resultará más útil, generará gran impacto en la comunidad y servirá para retornarles, desde las ciudades y empresas, parte de lo mucho que a lo largo de nuestra historia, hemos recibido. La inversión social debe estar orientada a la creación de espacios que dignifiquen al ser humano, incrementen su riqueza colectiva y sirva de integración familiar y comunitaria.

Publicidad
Autor: Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.