Sábado 07 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Cociente intelectual

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Forero Gomez

Se denomina cociente (coeficiente) intelectual (CI) a la puntuación resultado de pruebas diseñadas para valorar la inteligencia en general. Es utilizado para predecir el rendimiento académico o laboral. Se obtiene dividiendo la edad mental entre la edad cronológica multiplicando el resultado por cien. Las diferentes pruebas de inteligencia se basan en marcos teóricos y concepciones de inteligencia. Desde principios del siglo XX se observó que muchas poblaciones han presentado elevaciones en los puntajes de medición.

Siempre se ha pensado que el CI depende de la genética (herencia) de un individuo; es decir, un padre inteligente tendrá un hijo más inteligente, pero estudios recientes han desvirtuado esta teoría, al observar que hijos de los mismos padres tienen índices de CI totalmente diferentes.

Lo grave es que desde 1970, el CI de la población mundial sin importar raza, país o localización geográfica se viene reduciendo; es decir, cada día somos menos inteligentes así tengamos nuevas herramientas de estudio e investigación. Estudio realizado en Noruega ha demostrado que la inteligencia no es solo la herencia que recibimos interviniendo en forma importante el medio ambiente.

Se ha demostrado que la contaminación ambiental es causa de la disminución de la inteligencia y de los puntajes diferentes que tienen hermanos nacidos de los mismos padres viviendo en ambiente similar. Se confirma que los fluoruros, ignífugos, pesticidas y el material particulado de la combustión de gasolina y producido por la minería a gran escala son culpables que seamos cada día menos inteligentes. El estudiar más, tener una dieta sana y hacer ejercicio al aire libre está ayudando a igualar los puntajes así se tenga un CI bajo de nacimiento. Vivir y estudiar en espacios adecuados es vital. Los más afectados por la contaminación ambiental son los niños quienes antes de nacer ya están absorbiendo gran cantidad de contaminantes ambientales. Desde el 2014, el flúor junto con el plomo, mercurio, arsénico y tolueno son considerados neurotoxinas que producen daño cerebral. Estudios han demostrado que las madres con niveles elevados de flúor tienen niños menos inteligentes. Con todos los estudios seguimos pensando destruir el páramo de Santurbán.

Publicidad
Autor: Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.