Sábado 28 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Desencadenantes de la enfermedad respiratoria

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Forero Gomez

Todas las semanas se publican informes sobre el aumento epidémico de enfermedad respiratoria en niños en Santander y Bucaramanga y nadie hace nada. Mientras el país anda distraído en política y deporte, las empresas que pretenden destruir el páramo de Santurbán siguen buscando las licencias que les permitan extraer el oro. Destruir Santurbán significa crear un problema de salud sin solución, con aumento grave de enfermedad respiratoria y cáncer. Por otra parte, insistimos en la peatonalización y arborización del centro de la ciudad para disminuir la emisión de gases de la combustión de gasolina. Más grave ver cómo se construyen edificios y jardines infantiles al borde de avenidas congestionadas, violando todas las recomendaciones existentes sobre el tema. ¿Quién otorga esas licencias sin tener en cuenta el impacto en la salud? Estos factores son los principales desencadenantes de enfermedad respiratoria como el asma.

Más grave aún es el estilo de vida que estamos teniendo; nos hemos vuelto coleccionistas de “basura”, viviendo con todo tipo de elementos que nos producen enfermedad y se deben retirar de las habitaciones. Los principales, los ácaros, criaturas pequeñas presentes en sábanas, colchones, almohadas, peluches, alfombras, cortinas y muebles tapizados. Las cucarachas, peste presente en todas las viviendas. El posmodernismo no da tiempo de realizar el aseo conveniente diario para combatirlas. Para evitarlas debemos almacenar los alimentos en forma conveniente, lavar platos después de usarlos, barrer migajas, tapar agujeros, reciclar y tapar los botes de basura. La humedad y el moho en el interior de las casas es un peligro, siendo prioritario corregir estos problemas para evitar enfermedades. Hablar de mascotas es más grave que opinar de política; mascotas, niños y espacios reducidos no son compatibles; el problema lo produce la caspa, orina y la saliva de los animales. Si la tiene deben permanecer fuera de las habitaciones y alejadas de muebles tapizados, cojines y felpas. Finalmente, los productos del hogar que emiten olores que contienen cloro, velas perfumadas, incienso, tinturas del cabello, ambientadores, desodorantes, perfumes y pesticidas. Para no tener enfermedad respiratoria hay que evitar todos estos desencadenantes.

Publicidad

Autor: Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.