Sábado 25 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Comida orgánica

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Forero Gomez

Inicio la columna informando que no tengo conflictos de interés en relación a los conceptos que menciono; únicamente me interesa la prevención en salud. La economía de producción de alimentos convencionales en granjas, busca reducir gastos así se altere la calidad del alimento y por ende, la salud humana. En las tiendas, las personas compran por ahorrar, sin importar la calidad del alimento que consumen. Así no parezca, las granjas orgánicas son más rentables y en términos de sustentabilidad más productivas, viables económicas, generan mayor bienestar y no alteran el medio ambiente. En cada casa se puede tener una mini granja orgánica. La principal característica de una granja orgánica es la calidad de tierra que tienen. Rica en material orgánico, nutrientes, bacterias saludables, vitaminas, minerales, conservación y aporte de agua al alimento en cultivo, menor consumo de energía, protegen el medio ambiente, no hay erosión, menor producción de gas carbónico, mayor biodiversidad, polinización y sostenibilidad.

En la granja convencional, el uso exagerado de pesticidas, presencia de cadmio (potente carcinogénico) y el aumento de semillas genéticamente modificadas, ha destruido la calidad de la tierra. No tiene bacterias benéficas, vitaminas, minerales, es erosionable, no retiene el agua para alimentar la planta y estas deficiencias, las presenta el alimento que nos venden. Los alimentos convencionales en relación a los orgánicos tienen 27% menos calcio, el hierro ha disminuido en un 37%, La vitamina A se ha reducido en un 21%, 30% menos de vitamina C y la vitamina B12 ha disminuido en un 40%. La tierra ya no tiene minerales que son los que le dan el sabor a las frutas y verduras volviéndose insípidas. La tierra al igual que el ser humano, necesita bacterias para ser saludable, situación ausente en los cultivos actuales, impactando la calidad de frutas y verdura que consumimos. Los alimentos orgánicos tienen diversos antiinflamatorios y casi un 70% más de antioxidantes. Ningún alimento enferma; enferma la carencia total de nutrientes, proteínas, vitaminas, minerales e incluso calidad de fibra en la comida convencional, por la pésima calidad de tierra y exceso de pesticidas en los cultivos.

Publicidad
Autor: Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.