Sábado 08 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Comida y estrés

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Forero Gomez

En Colombia, en los últimos ocho años, el porcentaje de personas estresadas con diversas enfermedades crónicas secundarias aumentó en forma considerable. Pésimo gobierno, corrupción vergonzosa, carencia de trabajo, incapacidad de pagar deudas, salarios retrasados, problemas en la oficina, niños portándose mal todo el día, mala relación matrimonial y cientos de situaciones son productoras de estrés. La creencia general es que la comida mejora el estrés, apreciación que es real. Lo grave es consumir alimentación chatarra pretendiendo tranquilizarnos. Es tentador a toda hora calmar la ansiedad con un helado, paquetes, gaseosas o bebidas embotelladas y diversos alimentos endulzados con azúcares procesados y grasas poco saludables, culpables de aumento importante de los depósitos grasos del cuerpo. Esta mezcla “fatal” es una de las causas productoras de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades neurodegenerativas y algunas variedades de cáncer en mujeres jóvenes. Comer comida chatarra dará momentos de placer que desaparecen y luego produce cambios de humor, irritabilidad y otras emociones desagradables secundarias al azúcar, grasas trans, colorantes artificiales, glutamato y cientos de ingredientes sintéticos que aumentan más el estrés.

Comamos para calmar el estrés, pero alimentos saludables como frutos secos (no bebidas de estos frutos), especialmente pistachos, nuez, almendra y marañón (el maní es un cereal); vegetales de hojas verdes como espinaca y acelga; semillas como la calabaza, girasol y sésamo; huevos orgánicos; alimentos fermentados como el yogur, ricos en bacterias probióticas; pescados de mar; frutos rojos; chocolate negro; café de calidad; aguacate y no olvidar el mejor alimento gratis para el cuerpo: el sol, principal fuente de vitamina D. Estos alimentos saludables nos producen buen estado de ánimo, quitan la ansiedad, disminuyen la depresión, dan tranquilidad y felicidad, nos relajan, sentimos más energía, estimulan la creatividad, nos perciben amables, disminuyen la amargura, resentimiento y el estrés. La comida saludable actúa de diversas maneras y produce sustancias importantes en el funcionamiento cerebral.

Publicidad
Autor: Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.