Sábado 23 de Julio de 2016 - 12:01 AM

Cavilaciones

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

¿Qué podemos hacer por la paz en Colombia? Es la pregunta que he escuchado de varias personas y que seguramente muchos colombianos nos la hemos hecho o nos la haremos en un futuro inmediato.

Mi respuesta indudable sería: “Muchísimo”, porque definitivamente la única manera de pacificar un país consiste en sembrar la paz en la mente y en el corazón de cada uno de los compatriotas. Solo cuando todos seamos sembradores de paz podremos decir que tendremos paz en el país. Basta que un solo colombiano tenga el corazón lleno de ira y de enojo y habremos perdido la paz que todos anhelamos.

Alguien dijo que “la paz es un estado del alma” y comparto plenamente esta afirmación en razón a que, cuando tenemos el alma en paz y con paz, todas nuestras actuaciones serán, no solo pacíficas, sino también amorosas y comprensibles.

Cuando abandonemos nuestros resentimientos y nuestros odios, cuando comprendamos que todos, por el hecho de ser humanos, somos falibles, propensos al error y en más de una ocasión pecaminosos, entenderemos que la única manera de mejorar nuestra convivencia y de lograr la paz consiste en llenar nuestro corazón de amor para entender la falibilidad de los seres humanos y la humanidad de nuestras falencias y desaciertos.

Un factor importante de la paz es el diálogo y la no violencia que debe aprenderse en el seno de nuestros propios hogares. Cuando los padres comprendan que es más formativo el diálogo sincero, el justo propósito de la enmienda y la obligatoriedad de los compromisos adquiridos, erradicaremos del hogar la violencia y el castigo como método educativo para nuestros hijos y comprenderemos que, con el respeto recíproco, con el diálogo sincero y con la honestidad que debe acompañar la palabra empeñada, estaremos haciendo de nuestros hijos hombres de bien y sembradores de paz y amor.

Cuando todos los colombianos nos respetemos y nos valoremos los unos a los otros, desaparecerá la violencia en todas sus formas, haremos de la convivencia una experiencia gratificante y lograremos la tan anhelada paz nacional.

Publicidad
Autor: Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.