Sábado 17 de Junio de 2017 - 12:01 AM

Sigo soñando

Comparta este artículo ›

Columnista: Jairo Martinez

Luego de muchos años, 53 para ser exactos, la guerra con las Farc llegó a su fin y los colombianos, desde los más escépticos hasta los eternos soñadores, empezamos a percibir un país distinto, una patria mejor.

La oscura nube de miedo que siempre nos cubrió comienza a disiparse y a convertir la oscuridad en luz, la muerte en vida y el temor en esperanza cierta de convivencia, de movimiento y de libertad. Ya no nos asusta la próxima curva del camino, ni salir a pasear por las montañas y en nuestros fértiles campos el mortecino aroma de la pólvora comienza a ser reemplazado por el olor a fresas y moras.

Llevamos dos años sin que en ningún pueblo se presente un ataque de las Farc, sin lamentar la muerte de inocentes hombres, mujeres o niños, como tantas veces ocurrió en el pasado. De acuerdo con nuestras macabras cifras estadísticas, en este tiempo, y por la suspensión de los enfrentamientos armados, se salvaron de morir dos mil 500 colombianos, entre campesinos, estudiantes, amas de casa, soldados, policías y socios de clubes como El Nogal.

En estos dos últimos años la guerrilla no solo dejó de sembrar las minas quiebra patas, que tantos muertos y mutilados dejó por todo nuestro territorio, sino que se han desactivado 30 mil de ellas, evitando un sinnúmero de desgracias en el futuro.

Todos estos actos de paz, reales y serios, desembocaron en hechos que nos hacen felices, como el del Hospital Militar, entidad que otrora no daba abasto para atender a las víctimas del conflicto y donde ya no queda ningún soldado ni policía herido.

Para terminar, esta semana, ante la ONU y veedores internacionales como los expresidentes Pepe Mujica y Felipe González, las FARC completaron la entrega del 60% de su armamento y en los próximos días llegarán al 100%.

Sigo soñando y me hace feliz ver lo que viene para Colombia: un país en paz, no en guerra; un país donde reina la verdad, no la mentira y un país donde se privilegie la vida, no la muerte.

Publicidad
Autor: Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.