Sábado 01 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Adornos del alma

Comparta este artículo ›

Columnista: Jairo Martinez

En esta época de total confusión, en la que la ambición rompió todos los diques, la corrupción se desbordó y la manipulación y la mentira reinan en cielo y tierra, es válido recordar algunas sabias palabras sobre el deber ser de los gobernantes.

Los siguientes son algunos de los consejos del Quijote a Sancho, antes de que este acometiera el gobierno de su ínsula:

- Has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Del conocerte saldrá el no hincharte, como la rana que quiso igualarse con el buey.

- Si tomas por medio a la virtud y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para que tener envidia a príncipes y señores; porque la sangre se hereda, pero la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale.

- Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e importunidades del pobre y si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia…

- Si alguna mujer hermosa viniere a pedirte justicia, quita los ojos de sus lágrimas y tus oídos de sus gemidos, y considera despacio la sustancia de lo que pide, si no quieres que se anegue tu razón en su llanto y tu bondad en sus suspiros.

- Al que has de castigar con obras, no trates mal con palabras, pues le basta al desdichado la pena del suplicio, sin la añadidura de las malas razones.

- Si estos preceptos sigues, Sancho, serán luengos tus días, tu fama será eterna, tu felicidad indecible; casarás tus hijos como quisieres; vivirás en paz y beneplácito de las gentes, y, en los últimos pasos de la vida, te alcanzará el de la muerte en vejez suave y madura, y cerrarán tus ojos las tiernas y delicadas manos de tus terceros netezuelos.

“Esto que hasta aquí te he dicho son documentos que han de adornar tu alma”.

Publicidad
Autor: Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.