Miércoles 08 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Comunidad pide desmantelar Hidroituango

Comparta este artículo ›

Columnista: Jairo Puentes Bruges

El pasado 23 de julio, después de unas fuertes lluvias, colapsó una represa hidroeléctrica en Laos, un pequeño país asiático. Los millones de toneladas de aguas lodosas liberadas inundaron aldeas enteras, carreteras, puentes y cultivos. Esto provocó la muerte de unas 30 personas, decenas de desaparecidos y miles quedaron sin hogar. Se estima que el numero de afectados sube a 16.000 en ese país (ABC News). El catastrófico evento también afecto a países vecinos, como Cambodia, donde se inundaron 17 aldeas y fueron desplazadas miles de personas. Resulta pertinente reiterar que el rompimiento parcial o total de mega represas son catastróficos eventos que ocurren con relativa frecuencia.

En columna de mayo 16 de 2018 -a raíz de la emergencia ocurrida en Hidroituango (Antioquia)- me refería a un desastre similar en Kenia. Ocurrido unos días antes de la publicación anterior, las fuertes lluvias provocaron la explosión de una represa, barriendo las casas y cultivos. Más de 2.000 personas quedaron sin hogar (BBC News, mayo 2018). Citaba tragedias similares anteriores y sus posibles causas, asociadas a fallas de diseño u operación, terremotos y muchas son provocadas por fuertes lluvias. También puede darse la combinación de estos factores citados.

Como he mencionado en columnas anteriores, los riesgos relacionados con el colapso de grandes represas son solo uno de los factores negativos asociados a su construcción y operación. Existen numerosos estudios sobre muchos otros efectos sociales, económicos y ambientales asociadas a estas megaobras. De ahí que en algunos países las estén desmantelando. Según las últimas cifras publicadas por American Rivers (que he citado antes), entre 1912 y 2017 se han derribado 1.492 represas solo en Estados Unidos; 86 solo en el 2017. Por lo anterior, más se entiende la propuesta del Movimiento de comunidades afectadas por Hidroituango (articulados en el Movimiento Ríos Vivos) de desmantelar esta represa que ya les ha ocasionado graves problemas. Que no terminan. El gerente de Infraestructura de la firma encargada del diseño de la obra, advirtió hace poco: “hoy el riesgo principal es que el túnel de desviación derecho (el mismo que se taponó) vuelva a destaparse súbitamente y se produzca, de nuevo, una inundación en las poblaciones ubicadas aguas abajo”. (El Colombiano, Julio 19 de 2018).

Publicidad
Autor: Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.