Viernes 04 de Octubre de 2013 - 09:48 AM

Al Qaeda sigue presente

Comparta este artículo ›

Columnista: Jerónimo Ríos Sierra

61 civiles, 7 agentes de seguridad y 5 terroristas son el total de muertes que arroja el atentado que entre el pasado sábado y el martes ha tenido lugar en el centro comercial Westgate de Nairobi, en Kenia. Un ataque cuya autoría, se presume, es autoría de la cédula wahabita Al Shabab, integrante de la organización terrorista Al Qaeda desde hace aproximadamente año y medio.

La razón de este ataque no es sino la evidencia de cómo el terrorismo internacional, que ni mucho menos se agota en su versión radical islámica, dispone de una proyección trasnacional y supone una amenaza que en ningún momento ha cesado, aunque se perciba, en los últimos tiempos, irregular. Una amenaza que encuentra un caldo de cultivo óptimo en un Estado tan débil como Somalia, y cuya respuesta debe provenir de toda la comunidad internacional.

La comprensión de este hecho estriba en la participación de Kenia dentro de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM). Una misión integrada por el ejército keniata así como por tropas somalís, etíopes y otras milicias progubernamentales que combaten a esta facción radical islámica que, en último término, aspira a instaurar un Estado islámico de carácter wahabí en Somalia.

Grosso modo, se podrían extraer dos consecuencias inmediatas, claramente interrelacionadas. La primera, que este acontecimiento nos recuerda qué tan importante es mantener la atención sobre una amenaza como es el terrorismo internacional, y que no sabe de religiones, culturas o países. Para el caso particular de Al Qaeda, su presencia irregular en el escenario internacional no es óbice de una capacidad de impacto más que considerable. A tal efecto, se siguen manteniendo los mismos patrones de actuación: planificación y conocimiento del escenario de intervención; orientación suicida en búsqueda del mayor número de víctimas y consecución de la máxima repercusión mediática.

La segunda, el propósito de desestabilizar la región, y que pone de manifiesto la dificultad para combatir eficientemente un tipo de amenaza con presencia constante en todo el mundo y para lo cual, es imprescindible la construcción de una agenda multilateral y la remembranza de que estos acontecimientos igualmente pueden tener lugar en Madrid, en Londres o en Kampala (Uganda), Mombasa o Nairobi (Kenia), donde recientemente se han dado atentados que han supuesto centenares de muertos.

La trasnacionalidad de la agenda negativa, de la que forma parte el terrorismo internacional, nos obligar a pensar que Nairobi o Madrid están más cercanos que nunca.

Jerónimo Ríos Sierra es Docente de la Facultad de Gobierno y RR.II de la Universidad Santo Tomás (Colombia)

Publicidad
Autor: Jerónimo Ríos Sierra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.