Lunes 06 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Soltería con respeto y dignidad

Comparta este artículo ›

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Resulta doloroso el hecho de saber que mi propia hermana me insulta porque vengo saliendo con un profesional que hace algún tiempo conoció pero con el cual nunca tuvo una relación de noviazgo. Cuando supo que yo salía con él comenzó a insultarme, tratándome como la peor mujer porque le había quitado el hombre de su vida.
Ha buscado poner en contra de mi relación de amistad a mis padres y mis dos hermanos mayores quienes me respaldan y respetan.Ella se ha manifestado como la víctima de una mujer despiadada y mala que destruyó su vida al interferir en una relación que según ella, era para matrimonio. 
Soy odontóloga de 32 años, soltera, vivo con mis padres mientras mi hermana de 34 vive aparte en su propio apartamento con la hija de 3 años, es separada, contadora y tiene su propia oficina. ¿Convendrá decirle a mi amigo lo que viene pasando? ¿Qué debo decir a mi hermana para solucionar este problema? Espero su ayuda urgente.

RESPUESTA
Distinguida señorita: Antes de responder las acusaciones de su hermana cerciórese sobre la realidad que gira alrededor de la relación que tuvieron con su enamorado, teniendo en cuenta la connotación que ha dado a su acercamiento afectivo con él.
Es inminente que su amigo conozca lo que viene pasando para que asuma una posición sincera, clara y radical no solo ante su hermana sino ante usted misma por ser la única perjudicada con los comentarios que viene haciendo. Mientras él no aclare la situación, su hermana seguirá difundiendo la intencional intervención hecha por usted para destruir una relación de noviazgo establecida con fines matrimoniales.
Es conveniente que tanto sus padres como hermanos conozcan el conflicto pero la responsabilidad para resolverlo gira en torno a la verdad. Evite confrontar. Escuche, analice y asuma una posición justa y coherente para tomar la mejor decisión. 

REFLEXIÓN
La soltería se constituye en un estilo de vida. El temor a la soltería induce una búsqueda infructuosa que determina en cierta medida su estabilidad emocional. Sin embargo, para muchos la soltería es sinónimo de libertad y felicidad.
Por ello la libertad que posee permite fortalecer el corazón a través de la “soledad sentimental” que asumida con serenidad, dignidad y responsabilidad reconoce quien merece compartir todo su amor sin intervención de terceras personas. Así debe ser.

Publicidad
Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.