Lunes 13 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Desarrolle su proyecto de vida personal

Comparta este artículo ›

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Es doloroso ver como la juventud de hoy vive descarriada. Se ha perdido la autoridad en los padres y por tal razón los hijos hacen lo quieren. La disciplina, los buenos modales, el respeto, responsabilidad, los límites y valores en general son transgredidos. Vemos como se dejan influenciar por otros jóvenes y adultos.Por lo general los padres trabajan y llegan tarde la noche lo cual facilita que sus hijos adquieran malos hábitos. ¿Qué debemos hacer desde la familia para cambiar este panorama sombrío? Esperamos sus orientaciones.

RESPUESTA

Distinguidos padres de familia. Papá y mamá tienen el sagrado compromiso de formar a sus hijos en un ambiente colmado de fe, respeto, comprensión y amor donde reciban a través de su ejemplo los principios y valores que conducirán a la consecución de unos objetivos educativos necesarios para su desarrollo integral. Deben ejercer su autoridad bajo un marco participativo, edificante, en un clima de confianza donde procuren armonizar con espontaneidad y cariño el presente y futuro de los hijos orientando de acuerdo a su edad, reconociendo habilidades especiales, indicando límites, reprendiendo con amor, enseñando el valor del ahorro, de la lucha personal e inculcando cada día el respeto por sus padres y hermanos lo cual se verá reflejado en las relaciones del colegio y el ambiente que les rodea. 

REFLEXIÓN

El proyecto de vida personal se fundamenta en el por qué y para qué de la existencia humana. Desde nuestro presente logramos edificar el futuro que nos espera. El prestigio y eficacia de los padres proviene desde su responsabilidad en el hogar al satisfacer las necesidades básicas, afectivas y humanas que se requieren para crear un ambiente de confianza, humor, alegría, fe viva y mucho amor que se verán reflejadas en el comportamiento de los hijos en su vida social. Papá y mamá serán garantes del porvenir de los hijos al mantener una comunicación cercana, de confianza mutua, donde dialoguen sobre dificultades, amenazas o los peligros que pueden encontrar en su camino y la manera de afrontarlas o evitarlas. La Institución educativa se convertirá en complemento eficaz para el desarrollo de su carácter y personalidad permitiendo el ejercicio de buenos hábitos ligados a su desempeño académico y la disciplina que deben asumir en todas las instancias de la vida. Es un compromiso sagrado educar el corazón y voluntad desde su entendimiento. Así debe ser

Publicidad
Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.