Miércoles 11 de Noviembre de 2015 - 12:01 AM

Nota social: ¡viajeros a Cartagena!

Comparta este artículo ›

Columnista: Jorge Figueroa

Momentos de histeria y emoción se vivieron en la sastrería la “Tijera de Oro” del Paseo del Comercio. Unos vendedores ambulante de empaques para ollas a presión estacionados frente a la vitrina del prestigioso negocio de alquiler de ropa de etiqueta vociferaron por el megáfono a los cuatro vientos: “Llego James Bond a Bucaramanga a promocionar su última película”. Una impresionante multitud de curiosos se arremolino de inmediato frente al local comercial. Mientras una jadeante y sofocada señora gritaba que el personaje ataviado de brillante smoking blanco de terciopelo y gafas negras era nada menos que el Mago Lorgia. Pero unos pensionados que hacían fila para el cobro de su pensión, concluyeron que se trataba era del portero del casino de la vuelta… Con lo cual se dispersó decepcionada la multitud.

Nadie se percató en realidad de que se trataba del alcalde saliente Lucho Bohórquez, quien alistaba su ajuar para viajar en las próximas horas en la comitiva real que acompañará a la Señorita Bucaramanga al Reinado de Cartagena.

La idea de Bohórquez era que en la ciudad pasara totalmente desapercibido su viaje, para que el alcalde electo Rodolfo Hernández no se diera por enterado y expidiera un comunicado contra el despilfarro de los recursos públicos en asuntos suntuarios y superfluos.

Acompañarán al alcalde Bohórquez en su comitiva real su señora esposa, sus bellas asistentes Valentina, Paola y Silvia. Las asesoras Margarita y Marta y cuatro concejales de la ciudad. Todos llevan elegantes ropas de finos linos y mocasines muy tropicales y caribeños, para promocionar a la ciudad y sus calzados, durante los seis días que permanecerán en el Reinado Nacional de la Belleza de Cartagena por cuenta del Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial (Imebú).

Espero que el alcalde Rodolfo y la ciudadanía cuando se enteren que los felices viajeros se fueron viaticando, no empiecen a gritar como los vendedores de las ollas a presión. Definitivamente a esta administración municipal le faltó un verdadero empaque para contener el desgreño y despilfarro, para no dejar la ciudad en la olla.

Publicidad
Autor: Jorge Figueroa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.