Festival Cuna de Acordeones | Vanguardia.com
Domingo 24 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Festival Cuna de Acordeones

Comparta este artículo ›

Columnista: Jose Félix Lafaurie

Entre el 21 y 23 de septiembre los acordeones volvieron a su cuna en Villanueva, Guajira, y los juglares llegaron desde donde quiera que esta música ha echado raíces y se ha difundido, hasta convertirse en patrimonio inmaterial de la humanidad y en uno de nuestros más fuertes símbolos culturales.

No en vano el mismo Gabo calificó a “Cien años de Soledad” como un vallenato de 350 páginas y, por ello, el protocolo de la entrega de los Nobel se rompió en 1982 con los aires vallenatos de los Hermanos Zuleta.

Hace unos meses fui invitado por un grupo de villanueveros a asumir la Presidencia de la Fundación Festival Cuna de Acordeones, con el reto de organizar su versión número 39 para darle un nuevo impulso a este evento del folclor vallenato, que hace más de una década fue declarado patrimonio cultural y artístico de la Nación y, hoy en día, es el segundo en importancia después del de la Leyenda Vallenata. Con algo de prevención frente al reto, acepté sin embargo con mucho agrado, movido por la confianza con que se me hizo la propuesta, pero también porque Villanueva es la cuna de mis ancestros paternos.

Estas notas, sin embargo, no son un canto a la nostalgia, sino, más bien, una reflexión sobre lo que significa haber tenido la vivencia de un pueblo como Villanueva, inmerso es ese aislamiento macondiano de más de 100 años, en el que se “cocinó” la cultura provinciana que se quedó impregnada en nuestra forma de ser y de sentir.

En un pueblo provinciano como Villanueva, todos los valores de nuestra cultura como el apego a la tradición, el respeto a los mayores, y el culto a la amistad, a la mujer y a nuestra música; así como todos esos protagonistas, con sus historias, sus amores y desamores; todo se amalgama en esa música sencilla pero maravillosa, alegre pero sentida, que fluye de un instrumento prestado a la lejana Europa: el acordeón.

Es “el vallenato” que brincó los límites de la provincia para tomarse el país entero y traspasar nuestras fronteras. Es la cultura provinciana y la música vallenata que le mostramos a Colombia y al mundo con orgullo en el Festival Cuna de Acordeones.

Publicidad
Autor: Jose Félix Lafaurie
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.