Lunes 04 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Prieto y la familia presidencial

Comparta este artículo ›

Columnista: José Manuel Acevedo

En su última edición la Revista Semana revela unas delicadas transcripciones de las conversaciones secretas entre Roberto Prieto y varios interlocutores que dialogan con él. El caso por el que lo investigan no es el único ni tampoco el más grave de todos. Se trata del presunto tráfico de influencias en la construcción de un tramo de la Ruta del Sol II. Sin embargo, el ex hombre fuerte del gobierno puede tener información mucho más comprometedora para Juan Manuel Santos en relación con sus dos campañas a la presidencia, hechos frente a los cuales las investigaciones tanto disciplinarias como electorales no parecen avanzar en nada. Ya encarcelado la duda está en si Prieto contará todo lo que sabe o si seguirá manteniendo silencio y a cambio de qué. Por eso, las transcripciones de la Revista Semana abren inquietantes preguntas sobre la relación del empresario caldense con la familia presidencial y la manera en que esta última establecía contacto con Prieto en los días más difíciles del escándalo de Odebrecht.

En las llamadas queda claro que “entre el 5 y el 7 de abril de 2017 Prieto estuvo muy preocupado buscando la forma de enviarle una carta privada al presidente”. ¿Qué decía la carta? ¿La recibió finalmente el primer mandatario? Luego se habla de una conversación que según el análisis del CTI se dio entre la primera dama María Clemencia de Santos y Roberto Prieto a través de interpuesta persona. “Prieto se refiere a su interlocutora como María Clemencia y le indica que los quieren acabar y que los tienen satanizados por los contratos”. La conversación gira en torno a las dificultades que afronta Prieto por las investigaciones, a lo que la interlocutora le dice que “pronto nos abrazaremos” y le refiere que está ‘frente al cañón’”. Semana cuenta que unos días después se intenta concertar un encuentro entre la señora de Santos y el subjudice Prieto. ¿Se realizó aquella clandestina reunión? ¿De qué se habló?

Tanto ella, como Prieto y el propio Presidente –si vuelve a aterrizar en Colombia en los días que faltan para que termine su mandato– tendrían que contestar todas estas preguntas. Es muy grave lo que se está sabiendo y el silencio no parece una opción que se ajuste a la dignidad de la familia presidencial.

Publicidad
Autor: José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.