Lunes 10 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

¡Reformas ya!

Comparta este artículo ›

Columnista: José Manuel Acevedo

Ni cuatro ni ocho ni doce. Probablemente un presidente y un congreso decididos a poner al día al país con las reformas institucionales que se requieren, tardaría un cuarto de siglo para lograrlo. Las reformas constitucionales toman por lo menos un año y la implementación y los periodos de transición para lograr las transformaciones acometidas hacen que todo marche más lento. Sin embargo, parece que los políticos y los altos magistrados han demostrado un inusual sentido del pragmatismo en las últimas semanas y, al menos, de dientes para afuera están hablando de consensos sobre lo fundamental. El ‘pacto por Colombia’ que sugiere el presidente Iván Duque podría materializarse distinguiendo lo urgente de lo importante y poniéndose de acuerdo en lo primero para avanzar velozmente y no dejar enfriar las buenas intenciones de nuestros dirigentes.

En materia política, está claro que para cumplirle a los 11 millones y pico de electores que participaron en la consulta anticorrupción hay que recuperar buena parte de ese cuestionario y presentarlo sin demoras para cumplir aquella promesa de todos los partidos de sacar adelante esos puntos antes de terminar el año. Por otro lado, habría que aprovechar el consenso alrededor de la eliminación del voto preferente y la financiación estatal de las campañas para dar un primer paso en la dirección correcta de una reforma política que no debería contener muchos más puntos que esos para ver si por fin sale adelante. Se han presentado más de 30 intentos de reformas al sistema político y electoral y algunas -por demasiado ambiciosas- se han quedado a mitad de camino. Es preferible concentrarse por eso en lo urgente y lo que ya tiene mayorías garantizadas.

En cuanto tiene que ver con la justicia, según el presidente del Consejo de Estado en entrevista con Yamid Amat, hay algunos puntos básicos en los que las altas cortes coincidirían y, de nuevo, faltándole mucho a esa reforma sobre todo en control y vigilancia para los altos magistrados, deberían desde el gobierno cogerles la caña y materializar la cosa, eliminando ¡por fin! el Consejo Superior de la Judicatura, armando un plan de sistematización de la justicia, subiendo los requisitos de acceso a dichas magistraturas y eliminando del todo y para siempre el regalo envenenado de las funciones electorales para las Cortes.

Los colombianos queremos acciones concretas. Lo perfecto es enemigo de la bueno así que comiencen por algo y háganlo ya.

Publicidad
Autor: José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios