Domingo 15 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Otra vez lo hice

Comparta este artículo ›

Columnista: José Ordóñez

Empecé a hablar solo, como lo hace todo el mundo. El problema es que me contesto. A veces inclusive, dependiendo del estado en que me encuentre y como buen santandereano que soy, me contesto mal.

Como me contesté la otra noche, y como justo estaba de mal humor me devolví una mala palabra con otra mala palabra, así que para no seguir peleándome con insultos y agresiones me dejé de hablar. Me acosté enojado y no me dije ni buenas noches.

Sé que usted a esta altura de la lectura debe pensar que estoy loco, pero no. Usted también se habla solo, la gente lo hace. Intente responderse y se dará cuenta que yo no estoy tan loco, el que me responde a mi mismo si.

Han pasado dos meses desde que dejé de hablarme. Estoy muy enojado conmigo por lo que me dije. Si me lo hubiera dicho otra persona vaya y venga, pero me lo he dicho yo que soy la persona que más me amo y que no puedo permitirme pasarme los límites de una relación coherente conmigo mismo.

Hace una semana me dejé una nota por ahí para ver si cedía un poco. Allí me explicaba a mi mismo que a veces decimos cosas sin querer, que me citara por ahí para tomarme un café y volver a hablar conmigo. Pero rehusé leerme la nota que me dejé.

Eso me dolió porque no es justo que haya cedido un poco en mi orgullo para volver a herirme de esa manera.

Paso por el espejo y no me miro para no tener si quiera que saludarme. Vi el mundial solo, cuando Colombia metía el gol solo me abrazaba con los demás y me ignoraba.

Antes siempre me preguntaba en la mañana que ropa me vendría mejor, ahora solo me pongo lo primero que encuentro para no dirigirme la palabra. Se que necesito ayuda, lo sé.

Alguien por favor mándeme un E-mail de parte mía dándome el consejo de que me reconcilie y me perdone.

¡Yo veré si me doy la gana de responderme!

Publicidad
Autor: José Ordóñez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.