Domingo 29 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Pasa pa’ la plaza

Comparta este artículo ›

Columnista: José Ordóñez

jose@joseordonez.net

-¡Hole mijo! ‘hora que va pa’ la tierrita, si atalaya por ahí un joto de arepas tráigaselas pa’l caldo- Me dice mi preciosa esposa mientras termina de preparar unos Hot kakes que embadurna tristemente con mantequilla y “empalagadora” mermelada de mora.

Ya son once años viviendo aquí en USA. A los once días mi esposa y yo extrañábamos esa sazón típica de la plaza de mercado: chanfaina, mute, caldo de pichón, sopa de venas y el infalible caldo de cabeza de pescado que me hacía tomar por recomendación de la vecina que le dijo: “No le ayuda al pelo, pero lo deja “¡al pelo!”.

Cambiamos la mora recién bajada de la vereda Umpalá que vende misia Vitelbina del puesto 43 en la plaza de Piedecuesta, por la pulpa traída hace meses desde la procesadora a miles de millas en camiones refrigerados convenientemente a gusto y protección del consumidor americano.

Rosendo el carnicero (puesto 82) vende la carne de vaca recién sacrificada. ¡Esos sesos de toro están tan frescos que hasta hace media hora estaban pensando!

El sabor “acauchado” de algunas carnes americanas hizo que en días pasados tuviera que llamar al mesero bigotudo que nos atendió: -Creo que esta carne tiene hormonas!- Le dije preocupado por el sabor. Se rascó su espesa barba y respondió: -Se equivoca señor, es de la misma con la que siempre almuerzo yo- No me convenció. -¡Cámbiemela por una más fresca porque yo creo que tiene hormonas mesero!- Se enojó conmigo, retiró el plato con sus velludas manos y me corrigió: -Mesero no, ¡mesera!-

En agosto del año entrante regresaremos con mi muñeca a vivir en nuestra tierra. Sé lo que haré los primeros días de retorno: me pararé al lado del puesto de Vitelbina a jartarme un mute con yuca y ají, ¡Y le daré gracias a Dios por el regalo de la cocina santandereana!

Usted que la tiene cerquita, dese el privilegio y arrime a desayunar. De seguro con un par de monedas de mil pesos le bastará para salir de la plaza aflojándose el cinturón mientras dice:

¡Juepuerca cosa tan rica mano!

Publicidad
Autor: José Ordóñez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.