Jueves 31 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Equidad y derechos no son negociables

Comparta este artículo ›

Columnista: Juliana Martínez

Como mujer y como defensora de los derechos de todas las personas, incluidas las personas lgbt, los resultados electorales del domingo me dejan altamente preocupada y me reafirman en mi convicción de que es hora de que la defensa de la equidad de género y los derechos sexuales sean un tema electoral positivo; una cuestión no negociable para nuestro apoyo electoral.

Dejemos el eufemismo de decir que “hay temas más importantes”. Los derechos de la mayoría de la población no son un hecho menor.

Las mujeres somos el 51% de los habitantes de Colombia y la población lgbt se acerca al 10%, pero estamos a punto de (re) elegir a un candidato que tiene en su gabinete, no solo a una conocida caterva de corruptos, sino a dos de las personas que más han atacado los derechos de las mujeres y las personas lgbt: Alejandro Ordoñez (también destituido por corrupto) y Vivian Morales.

La homofobia y el machismo son elementos fundamentales de regímenes autoritarios y corruptos (tanto de derecha como de izquierda, de Trump a Castro). Pues estos se basan en el sometimiento de las minorías y las leyes a los intereses de un grupo reducido que utiliza los roles tradicionales de género para afianzar y mantener un orden social, económico y político altamente inequitativo y violento para quienes se salen de reducidos esos parámetros.

No podemos apoyar un modelo de país basado en la desigualdad de género y en el que el Estado promueva o condone la discriminación y violencia hacia las personas lgbt. Votemos desde la empatía, no el temor; el amor por el prójimo, no el odio guerrista que aspira a exterminar la diferencia; la equidad, no la desigualdad; la democracia, no el autoritarismo; la igualdad, no la homofobia y el sexismo.

Si queremos cambiar el destino que Gabo previera para Colombia y demostrar que quizás Macondo sí tenga una segunda oportunidad sobre la tierra, debemos construir un país que respete la Constitución y reconozca la igualdad en dignidad y derechos de todas las personas como fundamentales para la construcción de una sociedad más equitativa y en paz.

Publicidad
Autor: Juliana Martínez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios