Lunes 09 de Febrero de 2015 - 12:01 AM

¿Deje así?

Comparta este artículo ›

Columnista: Laura Cuesta

Con el manejo que se le ha dado al caso del hacker Sepúlveda y los hechos que precipitaron la entrega de María del Pilar Hurtado, ha tomado fuerza la hipótesis de una supuesta persecución política contra el Uribismo.

Otros han ido más lejos argumentado que ese tipo de acontecimientos nos distraen de los debates importantes y lo mejor sería enfocarnos en la agenda del proceso de paz, el postconflicto o la política educativa.

Como quien dice, deje así. Y no, no podemos dejar así. Claro, algo tendremos que inventarnos para ponerle freno a la creciente politización de la justicia colombiana, pero con la disculpa de esa politizaciónno podemos permitirnos otra década de crímenes sin castigo.

La desconfianza que nos inspiran las ramas del poder público ha sido alimentada por muchos asesinatos, actos de corrupción y abusos de poder de los que seguimos sin conocer toda la verdad y por los que no se han impuesto castigos ejemplarizantes.

No podemos construir un país diferente si seguimos cometiendo los mismos errores.

Tampoco vamos a recuperar la credibilidad en el poder público si descalificamos las acciones que propician oportunidades para que esas instituciones nos demuestren que si son capaces de honrar el mandato ciudadano, que esta vez no van a defraudarnos, que ahora si vamos a conocer toda la verdad y que quienes hayan incurrido en delitos van a ser procesados y castigados.

Esta coyuntura nos ofrece una nueva oportunidad para salirnos de la desafortunada dinámica del deje así. Ojalá que no la dejemos pasar.

Publicidad
Autor: Laura Cuesta
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios