Lunes 30 de Marzo de 2015 - 12:01 AM

Tragedia y oportunidad

Comparta este artículo ›

Columnista: Laura Cuesta

La tragedia ocurrida en los Alpes franceses ha generado todo tipo de reacciones. Algunos se han enfocado en discutir los protocolos de seguridad aérea, el entrenamiento y salud mental de los pilotos y el diseño de la cabina de vuelo. Otros han tratado de encontrar alguna conexión del siniestro con organizaciones terroristas. Angustiosamente, buscamos una explicación de lo ocurrido y la forma de asegurarnos que no se repita. Nos conmueve el sufrimiento de los familiares de las víctimas y nos declaramos solidarios con su dolor, pero, al final del día, por andar enfocados en los detalles, nos quedamos con la fábula y sin la moraleja. La tragedia es un cúmulo de desdicha que siempre puede convertirse en oportunidad. Lo ocurrido en Francia debería servirnos para recordar la fragilidad de nuestra existencia y la inocuidad de actitudes que nos hacen menos felices en la cotidianidad. La reflexión que deberíamos hacer es cómo queremos que sea ese primer minuto de vida que tenemos al despertar y que quienes iban en el Airbus de Germanwings no tuvieron el privilegio de disfrutar. Tal vez este hecho parece lejano, producto del azar y sin mayor impacto en nuestra propia vida. Tal vez el conflicto armado nos ha llevado a normalizar la tragedia. Mi invitación es a que la tragedia sea una noticia menos y se convierta en oportunidad. Un ciudadano que se estremece ante esta adversidad y reacciona con mayor apreciación por su vida y la del otro puede ser parte de la receta que necesitamos para transformar nuestra comunidad. Tenemos que gastar menos energía en marchas por la vida y dedicarle más tiempo a gestos cotidianos de consideración y agradecimiento por la humanidad. Seguramente tendremos que esperar los resultados de las investigaciones para llegar a conclusiones sobre los protocolos de seguridad aérea. En lo fundamental, creo que la moraleja es más obvia: aprovechemos la oportunidad de estar vivos y disfrutar de la existencia de otros.

Paz y fortaleza para los familiares de María del Pilar y Luis Eduardo.

Publicidad
Autor: Laura Cuesta
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.