Lunes 13 de Abril de 2015 - 12:01 AM

¿Cuál futuro?

Comparta este artículo ›

Columnista: Laura Cuesta

La experiencia de los colombianos que se beneficiaron del programa crédito-beca de Colfuturo y regresaron al país en el último año merece más atención y debate.

Son jóvenes que le apostaron a la idea de hipotecarse para hacer un posgrado en el exterior y al regresar a Colombia se encontraron con una deuda bastante más alta que el monto desembolsado por Colfuturo. Según los testimonios de algunos beneficiarios, este incremento es cercano al 30%. Es decir, por obra y gracia de la devaluación, una persona que recibió 80 millones de pesos pasó a deber 104 millones. No sucedió lo mismo con el salario de estos jóvenes, que difícilmente podría incrementarse en 30% de un mes a otro.

Además, para que los estudios fueran reconocidos en Colombia, a los beneficiarios les tocó llegar a hacer la homologación del título. Esto no tiene sentido si, como reza en la página web de Colfuturo, el único criterio de selección de los beneficiarios es la excelencia del candidato y del programa académico que se va a adelantar en el exterior. Si en el momento de aprobar el crédito-beca se considera que el programa es excelente, ¿Para qué pedir la homologación del título?

Aunque seguramente hay jóvenes con circunstancias que no aplican a la mayoría de los beneficiarios, esta coyuntura genera varias inquietudes y sugiere la necesidad de introducir cambios al diseño actual del programa. ¿Quién se está beneficiando de la devaluación del peso en este caso?, ¿Qué disciplinas del conocimiento se han visto más afectadas?, y ¿Cuáles son las características de los profesionales en esas disciplinas? son algunas de las preguntas que deberían tratarse en este debate y ayudarían a identificar soluciones.

Es indudable que Colfuturo ha sido fundamental para mejorar la formación de posgrado en Colombia durante los últimos 20 años.

Lo que no parece tan obvio es que, bajo el diseño actual, el programa crédito-beca siga siendo una alternativa financieramente viable, y así las cosas, ¿de cuál futuro estamos hablando?

Publicidad
Autor: Laura Cuesta
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.