Lunes 04 de Mayo de 2015 - 12:01 AM

Desarmémonos

Comparta este artículo ›

Columnista: Laura Cuesta

Tras el infame asesinato de los soldados que prestaban sus servicios en el departamento del Cauca, los colombianos decidimos pasar de la indignación a los insultos.

Los que poco o nada les interesa el dolor de las familias de los soldados asesinados salieron a hacer política con el crimen.

Otros se dedicaron a defender lo indefendible, con el ya desgastado argumento de que estamos negociando en medio del conflicto.

Y como si se tratara de un mal chiste, los ciudadanos de a pie terminamos dando una desafortunada ilustración de por qué es tan difícil alcanzar la paz en Colombia. Y no me refiero a lo que se está negociando en La Habana, sino a la paz que se construye en el día a día.

Hace dos años, cuando el proceso de paz apenas arrancaba, le escuché decir al sacerdote y sociólogo Leonel Narváez que a los colombianos nos hacía falta sacarnos del corazón la “puta rabia”. Su argumento hacía alusión a la difícil tarea de reconciliar víctimas y victimarios del conflicto armado en Colombia.

Hoy estoy convencida de que todos los colombianos necesitamos una terapia contra la “puta rabia”, y no solo aquellos que han padecido los horrores de la guerra.

Basta con ver algunas interacciones en el transporte público, las vías o las redes sociales para vernos armados de ira, lanzando agravios y ejerciendo otras formas de violencia que no se van a terminar con la negociación que se adelanta en La Habana.

Si no nos desarmamos, alcanzar la paz que tanto anhelamos será bastante más difícil que firmar ese acuerdo de paz con las Farc. El verdadero desafío es precisamente ese, dejar la “puta rabia” que crecientemente predomina en nuestras interacciones con otros colombianos y abrirle la puerta a la convivencia y la reconciliación.

Publicidad
Autor: Laura Cuesta
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.