Martes 21 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Delincuencia y unidad

Comparta este artículo ›

Columnista: Libardo León Guarín

Si queremos país decente, debemos y tenemos que acostumbrarnos a opiniones diferentes, sin aceptarlas necesariamente y sin matarnos por tenerlas; la paz convivida es el resultado. Pues el Sr. Alcalde Rodolfo usa ese derecho en declaración reciente aceptando una verdad sociológica repetida por décadas sin eco; que la delincuencia tiene causas sociales porque nadie nace delincuente ni se mete a delinquir por gusto. Semejante afirmación acude a lo que sabe hacer la ciencia en este caso: ir a las causas de las patologías sociales, para conocerlas y sobre todo controlarlas; lo demás son paliativos, pañitos de culantro. Aunque solo conocer las causas, es quedare a medias: las soluciones deben venir a continuación, Sr. Alcalde.

Pero no del tipo que acabo de ver: en Cabecera una mujer con tres niños en el piso y dos agentes de policía que pasan, a quienes sugiero que atiendan el caso llamando a Bienestar Familiar, por ejemplo; nosotros somos de la zona bancaria, me respondieron. Y comentándolo con el taxista de regreso a casa, me dijo: “¡Eso no es nada! En mi barrio los parlantes con música estridente no dejan dormir, contra el Código de Policía por supuesto; llamé y me contestaron: pues participe de la fiesta”. ¡Con esas soluciones, para qué conocer causas!

Actual como lo anterior es invitar a la unidad nacional, tan socorrida si se repasa la historia colombiana; desde Bolívar en su última proclama (1.830) y en el siglo XX desde los tratados de Nerlandia y Wisconsisn (1.902) pactando con los liberales, también entonces, amnistía plena y promesas de reformas por dejar las armas; luego la unidad propuesta por Olaya Herrera, por López Pumarejo, Ospina Pérez antes y después del 9 de abril, que en los casos más “avanzados” se llegó a compartir con opositores ministerios poco importantes; también la mencionó Laureano sin abandonar su cruzada cristiana contra el liberalismo para “salvar a la patria de los comunistas y de los protestantes”. Luego el Frente Nacional con paridad burocrática, borrando fronteras ideológicas entre los partidos tradicionales. También el último Santos y ahora el Presidente Duque la menciona de paso pero sin ceder. La unidad nacional más pareciera un recurso retórico oportunista, desconociendo que la política real existe cuando hay manejo de contrarios.

Publicidad
Autor: Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios