Lunes 23 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Periodismo a los gritos

Comparta este artículo ›

Columnista: Luis Fernando Rueda

Una de las motivaciones que he escuchado de los jóvenes que se matriculan en un programa de comunicación social es su afinidad con el deporte. Sueñan convertirse en testigos privilegiados que, por su oficio, están más cerca de las estrellas. La mayoría aspira a ser ese cronista deportivo, de verbo fácil, que adorna los hechos y carga sus relatos con opinión. Lo hacen, ingenuamente, para emular a esos veteranos que hoy, con gran dosis de fanatismo, llegan lejos. Pareciera, a vuelo de pájaro, una fórmula sencilla. Nada más alejado de la realidad. Ser periodista deportivo exige -por ser eso, periodismo- tratar con rigor la información, tener conocimientos, marcar distancia con la fuentes, adquirir contexto, hacer trabajo de campo y, entre otras características, marcar un estilo propio. Durante el pasado Mundial de Rusia tuve la oportunidad de ver en televisión o escuchar en la radio numerosos programas que, con motivo de la cita deportiva, se emitieron antes y después de cada fecha. Al final, cuando terminaba cada uno de estos espacios, me quedaba un sinsabor. Nada mejor explicado que la descripción hecha por el periodista y escritor colombiano, Alberto Salcedo Ramos, sobre “el infierno de los debates amarillistas de la televisión deportiva”. Para Salcedo “muchos de esos programas combinan las peores plagas: pereza investigativa, prejuicios, verborrea. En este espacio un reportero desliza un chisme que enemista a dos jugadores; en aquél, un comentarista petulante le da cátedra de táctica a un entrenador; en el siguiente, un analista ofuscado insulta a una estrella venida a menos; en el otro, un jefe envanecido maltrata ante las cámaras a uno de sus colaboradores. El plato fuerte, aquí y allá, son los debates estrepitosos al estilo de las grescas de mercado”.

Eso es lo que, tristemente, da raiting. Imberbes comentaristas -no sé quién les dijo que había que alzar la voz- interrumpiendo groseramente a un verdadero analista, como Hernán Peláez. O exfutbolistas especulando como si tuvieran una bola de cristal. O periodistas creyendo anticipar la verdad. Como lo dijo Sampaoli, el desafortunado técnico de la selección Argentina, “perdés un partido y te hacen sentir delincuente”.

Publicidad
Autor: Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios