Jueves 02 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

¡Este sin sentido!

Comparta este artículo ›

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Cuando estamos en esos momentos de reflexión a solas y vienen a la memoria los hechos de los últimos días y el transcurrir de la historia de este país, es cuando acuden los temores sobre qué va a suceder en este sin sentido en que parece se desarrollan los días. Dostoievski en alguna de sus profundas novelas dice: “El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para qué se vive”. Parece que ya no es importante encontrar ese sentido para vivir y lo importante es alinderarse en uno de los polos en que el país se ha dividido y mantener el logro de la plata y el éxito fácil, que posiciona en ellos.

¿A dónde vamos con una vida en la que el honor y los sentimientos humanos no cuentan ante la competencia a que nos ha llevada una sociedad que en vez de amar las personas, ama llenarse de cosas, no importa que se usen las personas para lograrlo?, como decía Lincoln. Hasta cuándo tendremos que ver la manipulación de la Justicia a veces puesta al servicio de intereses personales, vilipendiando la Corte Suprema como ahora. No creemos en la lucha por alcanzar la tan anhelada paz, especialmente por quienes hemos sido víctimas de la guerra, porque estamos alineados con el odio, aunque lo hagamos orando a un Dios de amor.

Con los sucesos de Uribe y la posición de algunos, uno se pregunta si estamos en un país enfermo. Dice Pacho de Roux, adalid de la paz y contra la pobreza, como lo fue nuestro amigo sacerdote Eduardo Díaz: El acuerdo de paz lo protege todo el mundo, menos los colombianos. Creo que hay dos cosas. Por una parte, hay dolores muy profundos, de familias que sufrieron; por otra parte, la oposición política ha sido muy eficaz en la generación de la desconfianza, puede más el odio contra el Presidente, que los logros, si se quieren escasos, que pueden sacar al país de este sin sentido incomprensible.

Publicidad
Autor: Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios