Jueves 16 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El ir y venir de la política

Comparta este artículo ›

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Ante lo complejo de la vida política por la que estamos atravesando, incluyendo ahora: a) la elección de Contralor ¡oh confusión, oh caos!; b) lo incierto de la consulta popular anticorrupción; c) el enjuiciamiento al expresidente Uribe… hago un tránsito a la teoría política, sin temor a parecer repetitivo.

Política es poder y eso debe ser suficientemente claro. El politólogo Robert Dahl afirma: “El estar claramente orientado respecto a las palabras, a menudo ayuda a estar certeramente orientado en la política, ya que esta es una actividad en la que el lenguaje es extraordinariamente ambiguo y muchas veces se usa con fines perversos o propagandísticos”.

Reflexión fácil de advertir en el devenir de nuestro país, donde no hay claridad en el término política y se asocia con muchas actividades que no lo son y por el contrario, se ignora en circunstancias de otros ámbitos de la sociedad, en las cuales se ejercen funciones políticas, sin tomar conciencia que el ejercicio del poder es inherente al actuar humano.

La política es poder y este se puede ejercer o aprovechar: a) para fines idealistas, en la consecución del bien común; b) para propósitos egoístas, la sola realización de nuestros propios intereses; c) el poder por el poder, sin ningún sentido social o humano, para satisfacer la propia vanidad y enaltecer el ego.

Mi objetivo no es el de hacer clasificaciones, sino el de plantear elementos de reflexión que permitan comprender la concepción de la política.

Sí quiero ser enfático, acorde al análisis científico de la política, que no se puede participar en un proceso electoral o gobernar una población con el remoquete de “yo no soy político”, esto solo se explicaría, en los términos de Dahl, por fines “perversos o propagandísticos” o tergiversaciones que el uso ha dado al concepto y a la práctica misma del ejercicio político, no solo desde el Estado, sino también desde otras instituciones de la sociedad. “… hombres que no tienen fe sino en sus estupideces…” Ch. De Gaulle.

Publicidad
Autor: Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.